— Verba Volant

Archive
Felicidad

Hace mucho tiempo, escribí una entrada de lo que iba a ser una serie. O, más que una serie, era un propósito. O más que un propósito, era una tarea. O, quizás, en el fondo lo que quería es tener una estrategia para ser feliz.

Creo que, visto el asunto, me conozco suficientemente como para saber que la felicidad, para mí, ni siquiera es una aspiración, sino que es una ilusión, una ficción. No obstante, una cosa es ser consciente de que nunca voy a alcanzar la felicidad y otra muy distinta el negarse a ver que, cada día, hay algunos destellos que hacen mi vida más soportable.

Por lo tanto, tal y como hice en aquella ocasión, reflejó una lista de momentos apacibles ocurridos ayer dentro de las tormentas:

En mi entrenamiento colectivo con mi equipo de natación, he conseguido un par de momentos de nado subacuático fluido. Al resto de la humanidad le podrá parecer absurdo, pero es uno de los momentos más satisfactorios y bellos cuando uno está debajo del agua.

Ese momento debajo del agua, me ha hecho reflexionar sobre otra circunstancia: en la vida, no siempre es bueno ir con la cabeza levantada. A veces tienes que bajarla y alargar más los brazos.

En medio del marasmo de trabajo y corrección de prácticas, me he encontrado con varias alegrías. Unos cuantos trabajos fuera de serie y unas dosis de momentos emocionantes.

También esto me ha servido para reflexionar que me gusta ser profesor no por lo que pueda yo enseñar, sino por lo que puedo aprender. Y no es una forma de hablar, sino algo de lo que estoy plenamente convencido.

He visto una película, Capitán Phillips, que será perfectamente prescindible en mi vida, pero me ha ayudado a pasar un rato divertido, ajeno a los delirios.

He aparcado pronto el coche y me he quedado dentro hasta acabar de escuchar una de mis canciones favoritas.

He comprado una enorme barra de pan con una pinta estupenda al mismo precio que una normal.

Me ha gustado ir a la compra en bicicleta y volver cargadito o con dos bolsas. El peso, que dado provoca una caída, ha sido el que me ha dado luego estabilidad.

He pensado hoy en el día de ayer, que es, como todos los años, de recuerdo horroroso, pero me he quedado con el brillo de aquellos ojos azules para que sigan alegrando y ejemplificando lo que soy y lo que pienso.

Y, por fin, me doy cuenta de que soy capaz de pensar en diez cosas positivas. No está mal. Es un progreso.

Imagen de Aaron Kalandy

20140119-201625.jpg

Read More

7655344666_3f87fcc950_z

No tengas miedo a la felicidad porque la felicidad no existe. Ni aquí, ni en ninguna otra parte. Moriremos mañana, así que no digas nada. Es el tiempo de besarnos. Voy a quererte con toda mi alma. ¿Sabías que no existe ningún tesoro escondido en ningún lugar recóndito?: está justo aquí, a nuestro lado. Tan cerca, que casi nos hace caer. Vivir una sola vez es perjudicial para nuestra salud, así que es el momento de disfrutar de los buenos momentos, como estos que me ofreces tú, ahora, aquí. Puesto que un poco más o menos de sal no va a cambiar nada en el mar ni en ninguna otra parte, vamos a querernos apasionadamente, vamos a entrelazar nuestras manos, vamos a abrazarnos.

No tengas miedo a la felicidad: la felicidad no existe. Ahora, en este momento, tan solo voy a dedicarme a quererte con toda mi alma.

(Versión prosificada y modificada y libremente de “Le Bonheur”, de la cantante francesa Berry. La imagen es de Dani Álvarez.)

Read More

7374193248_1820769337

Decía mi padre –que, por otra parte, era de espíritu alegre y positivo– que un optimista es un pesimista mal informado. Es cierto que esto destroza las perspectivas buenrollistas que inundan el mundo y, probablemente, alguno de los optimistas quiera salvarme para su causa. Seré pesimista: no creo que lo consigan.

Hemos venido al mundo sin acuerdo previo y nos retirarán de él cuando menos lo queramos, cuando menos lo esperemos. Podremos tener momentos más o menos buenos, estupendos o maravillosos, pero siempre hay alguien o algo esperando con el mazo. Por eso, lo ideal es tener suma precaución. Un mazazo no tiene por qué ser definitivo si lo esperamos, pero puede ser dolorosísimo si vamos por la vida sin pensar en sus consecuencias. En las consecuencias de la vida y en las consecuencias del mazo.

De entre todas las teorías que buscan no salir tan mal parados de nuestro día, la que voy considerando, según mi experiencia, la más verdadera es la atribuida a uno de los estoicos, Epicteto: “abstine et sustine”. Abstente. Sostente.

Pues eso. Mañana, seguramente, llegará la entrada número mil del blog y quizás sea una entrada alegre. Quizás. El día me esperará en pie.

(Imagen de Tc Morgan.)

Read More

La felicidad no entiende de perseverancia ni de voluntades.
La dicha es un estado pasajero.
Se levanta cuando empieza el día y, minuto a minuto, los hechos se disocian de nuestras ilusiones.
Se tambalea a medida que reflexionamos, que pensamos fríamente
Cae al atardecer, como el sol.
Y nos dormimos con el miedo y con la ilusión de volver a despertar. Quizás.

(Imagen de Víctor Nuño.)

Read More

No soy muy amigo de las teorías psicológicas que yo denomino “iluminadas”, pero hay ciertas corrientes bastante serias en la actualidad de la denominada psicología positiva, que tiene a Martin Seligman como uno de sus representantes más destacados (también contamos, en el ámbito español, con Luis Rojas Marcos). En el ámbito español, pese a ser muy divulgativas, me encantan las intervenciones de Elsa Punset en El Hormiguero. En uno de estos programas, Elsa Punset hace unas reflexiones muy generales pero muy apropiadas en torno a la búsqueda de la felicidad y se afirman cosas como que, cuando estamos tristes, nos obcecamos en ver solo una parte mísera de la realidad pero olvidamos otras cosas positivas que hay a nuestro alrededor porque, en el fondo, quizás no vemos las cosas como son realmente, sino como el cerebro nos dice que son (somos muy obstinados en nuestras percepciones). En ese mismo programa Elsa Punset nos brinda un consejo muy simple para “educar” a nuestro cerebro a ver las cosas buenas de la vida poniéndonos a la tarea de hacer una lista diaria con las cosas positivas que nos han sucedido a lo largo del día.

Esto es lo que me propongo hacer explícitamente en el blog de vez en cuando. Empezamos con cosas que me han sucedido entre ayer y hoy. Son pequeños detalles, pero quizá mi cerebro empiece, paulatinamente, en percibir los colores y no sólo el blanco y, sobre todo, el negro.

  1. Entre un tumulto de obsesiones y pensamientos tristes, se me ha ocurrido un chiste muy malo con el que me he reído a mandíbula batiente.
  2. He presenciado una pequeña conversación en torno a cuestiones importantes de la Universidad y he visto que el mundo, al menos de momento, sigue funcionando.
  3. He salido a correr y, pese a una temperatura gélida, he disfrutado con un sol temprano que iluminaba el camino y con el que las ramas de los árboles hacían formas maravillosas.
  4. Pensando en mi salud, he comprobado que últimamente las cosas van sobre ruedas, sin ninguna lesión a la vista.
  5. Me ha gustado detenerme en preparar a mi hijo el desayuno: leche caliente con cacao y galletas. Hoy no me lo he tomado como una obligación, sino como un regalo.
  6. Pese a tener mucho trabajo acumulado durante estos días, me senté frente a la televisión para disfrutar de un capítulo de Fringe.
  7. Pensando en esta serie, tengo que dar las gracias a las personas que me aconsejaron insistentemente para que no me la perdiese.
  8. Tuve la suerte de relacionar unas cuantas ideas que tenía perdidas para un trabajo de investigación que tengo pendiente.
  9. Disfruté cenando una ensalada y un plátano, y no me asaltó la necesidad compulsiva de empapuzarme después con miles de galletas.
  10. Fue cerrando los ojos paulatinamente, dejándome vender por el cansancio más que por las preocupaciones. La pasada noche no hubo monstruos.

(Imagen de Elisa Deljanin.)

Read More

adusto

Una presa en el saco de la ignominia, una huida hacia delante. La seriedad como arma y como escudo. El gesto adusto, la mirada angulosa y angulada. Un mohín de reprobación en el semblante. Aquí nadie se ríe, que la vida es muy seria y no está el horno para bollos. Y lo digo yo, que soy el que manda. Las cosas no son lo que parecen, todo es grave siendo ingrávido; todo es volátil, pero pesa, como las consecuencias de nuestros actos. Por eso, él se decidió a no tolerar la risa, ni la broma, ni el labio curvado fácil. Padecía gelotofobia y no lo sabía. Por si acaso.

(Entrada dedicada a todos los intolerantes y poco sonrientes con los que nos toca vivir. Imagen de ViaMoi.)

Read More

conferencia

Si la gripe (común, que para eso uno es muy vulgar) no lo impide (o remedia), el próximo jueves, 12 de noviembre, daré una charleta en el interClub de Caja de Burgos. Por aquello de meterme en camisas de once varas, he elegido como tema la felicidad, un asunto que me apasiona y que nos toca más la piel que una camiseta de Abanderado de las de tirantes y caladitos. Se titula “¿Es posible un mundo feliz?”. Como su propio nombre indica a los avispados, quizá la pregunta tenga trampa. Quizá no.

El interClub está situado en la calle Jesús María Ordoño, números 9-11 (es una calle paralela a la calle Vitoria y que finaliza en el edificio de Hacienda). Estáis invitados, si no preguntáis mucho.

Read More

risa

¿Quién dijo miedo? ¿Qué es eso del valle de lágrimas? ¿Cómo se come la vida sino comiendo(la)? Hoy la cosa va de sonrisas internas sacadas hacia fuera, de labios en curva que no son rictus, de sonrisas llenas de sonido pero vacías de sonoras carcajadas. Hoy la cosa va de ser feliz, de vivir con la suficiente presteza como para no obnubilarse, como para no agobiarse, como para no rebajarse al nivel de las aceras. Nada de medida en tazas pequeñas, nada de cálculos, de obsesiones y de compulsiones. Hoy la cosa va darse cuenta de que esto no es un ensayo general de la gran obra, sino de la gran obra que ahora se representa y que, necesariamente, es comedia, aunque a veces tenga mucho de tragicómica. Hoy la cosa va de contactos frecuentes, de roces sin fricciones, de agitamientos sin convulsiones. De la vida como intervalo, y no como principio, y no como final. De vestirse de gala para la fiesta a la que uno está invitado. De vestirse de gala para la fiesta a la que uno no está invitado, pero se cuela. De llorar sólo si se tiene ganas y si no se puede esquivar la lágrima, y de fruncir el ceño solamente con las bromas.

Hoy la cosa va de cosas etéreas pero reales, de bocados de vivir sazonados con el calor de lo circundante. De ver tres luces allí a lo lejos, en el puerto de una ciudad sin mar.

Jijí, jajá. No es ninguna broma. Porque la vida no sea un juego, aunque a veces se le parezca mucho.

(Imagen de Marind is waiting for les tambours de la pluie)

Read More

Waterfigures

La felicidad es, quizá, el auténtico motivo conductor de nuestra vida. Todas nuestros actos intentan enfocarse hacia metas positivas. Esto no es nuevo: lo sabían muy bien todos los filósofos en todas las épocas, con Aristóteles a la cabeza. El problema radicaba, según este pensador, en la concepción de felicidad que tiene cada uno. Sea cual sea esta concepción, siempre que sea una meta alcanzable, nuestra felicidad depende de nosotros mismos, pero también depende de los demás. Por lo tanto, la felicidad es contagiosa. Un contexto de personas felices acentúa nuestro grado de felicidad. Como decía en la entrada anterior, uno de los grandes obstáculos a los que nos enfrentamos los seres humanos son los estados de indefensión aprendida postulados por Seligman. En efecto, hay muchas ocasiones en la vida en la que nos encontramos con un muro de dificultades casi imposible de escalar. La imagen que me viene en la cabeza es la de esas road movies americanas en las que el coche se estropea en mitad de un desierto, entre bifurcaciones de carreteras pedregosas y sin señales de vida. Aunque la felicidad tenga no pocos componentes genéticos, también es cierto que la felicidad se aprende. Es decir, que el camino se hace andando. Aunque se te estropee el coche. Aunque se estropee en medio del desierto. Aunque las bifurcaciones sean de carreteras pedregosas. Aunque ningún camino parezca bueno. En la película, siempre suele haber una cantimplora y unas gotas de agua.

(Imagen de Footpa, vía Pasa la vida)

Read More

Adn

Después de unos cuantos días agotado y esperando que me llegara la inspiración, vuelvo a Verba volant sin que las musas me hayan complacido. No obstante, dado el grado de preocupación que me llega a través de los medios digitales -y esto es curioso: exclusivamente digitales-, escribo esta entrada para reconfortarme sobre todo a mí mismo diciendo que estoy vivo. No coleando, pero vivo. Desconectado casi del mundo, pero vivo. Y agradecido por todos los que os preocupáis por mí. El grado de mis dolencias ni yo mismo lo sé, pese a que me gusta estar informado de mí mismo. Esta es una entrada ligera. Iba a hacer otra un poco más profunda, pero no quería cansarme y cansaros. Pero es una entrada esencialmente médica e inherentemente filosófica. Creo que no valoramos en su justa medida las contribuciones de Hipócrates y Galeno a la medicina. La teoría de los cuatro humores no es cierta en sí misma, pero no deja de ser obvio que nuestro cuerpo tiende a un equilibrio entre determinados componentes. Si uno falla por escasez o demasía, se rompe el equilibrio que supone nuestra salud. Además, pensaban que nuestra salud no se debía a sortilegios, fuerzas sobrenaturales o espíritus malignos, sino que anidaba en nuestro cuerpo: en el ser humano está el problema y dentro de él la curación. La enfermedad supone pena y la pena extrema puede conducirnos a lo que Seligman denomina indefensión aprendida. Lo que tenga que ver esto con la felicidad, tendréis que comprobarlo en una entrada nueva, que llegará próximamente a vuestras pantallas.

Read More