— Verba Volant

La felicidad y la compañía

Waterfigures

La felicidad es, quizá, el auténtico motivo conductor de nuestra vida. Todas nuestros actos intentan enfocarse hacia metas positivas. Esto no es nuevo: lo sabían muy bien todos los filósofos en todas las épocas, con Aristóteles a la cabeza. El problema radicaba, según este pensador, en la concepción de felicidad que tiene cada uno. Sea cual sea esta concepción, siempre que sea una meta alcanzable, nuestra felicidad depende de nosotros mismos, pero también depende de los demás. Por lo tanto, la felicidad es contagiosa. Un contexto de personas felices acentúa nuestro grado de felicidad. Como decía en la entrada anterior, uno de los grandes obstáculos a los que nos enfrentamos los seres humanos son los estados de indefensión aprendida postulados por Seligman. En efecto, hay muchas ocasiones en la vida en la que nos encontramos con un muro de dificultades casi imposible de escalar. La imagen que me viene en la cabeza es la de esas road movies americanas en las que el coche se estropea en mitad de un desierto, entre bifurcaciones de carreteras pedregosas y sin señales de vida. Aunque la felicidad tenga no pocos componentes genéticos, también es cierto que la felicidad se aprende. Es decir, que el camino se hace andando. Aunque se te estropee el coche. Aunque se estropee en medio del desierto. Aunque las bifurcaciones sean de carreteras pedregosas. Aunque ningún camino parezca bueno. En la película, siempre suele haber una cantimplora y unas gotas de agua.

(Imagen de Footpa, vía Pasa la vida)

8 comments
  1. Mafi says: diciembre 11, 20083:52 pm

    Cierto! se aprende a ser feliz, viviendo…

  2. KOKYCID says: diciembre 11, 20085:04 pm

    "Si nada puede ir peor, haz un último esfuerzo: espera que sople el viento a favor" (E. Bunbury)

  3. Rodrigo Alonso Cuest says: diciembre 11, 20085:13 pm

    Yo la busco continuamente, y poco a poco voy aprendiendo, cierto.

    Y comprobado que es contagiosa, tu por ejemplo nos hiciste pasar muy buenos momentos.

    Fuiste una referecia en nuestra educación, que lo sepas, hermano!

    Beijinhos y abraços

  4. Razvan says: diciembre 11, 20085:22 pm

    Es verdad que cuando el entorno no ayuda, la indefensión aprendida se generaliza y resulta muy difícil volver a sacar ánimos y fuerzas para recuperar la "asignatura" que todos tenemos pendiente. Aún así, siempre parece que sacamos "cinquitos" para irnos manteniendo a flote.

    Muy buen post!

  5. Ana Santos says: diciembre 11, 20086:19 pm

    como decía el lichis

    "Felicidad

    que bonito nombre tienes,

    Felicidad

    vete tú a saber dónde te metes"

    a veces se esconde muy bien la jodía

  6. pablo miguel sim&oac says: diciembre 11, 200811:28 pm

    Cada persona es un mundo, cada mundo muchos climas… Es difícil que haga sol al mismo tiempo en todas ellas. ¿Existe la felcidad? No parece fácil, pero hay que buscarla sin hacerse más preguntas.

  7. Mercedes Pallar&eacu says: diciembre 12, 200810:33 am

    La felicidad la encuentras cuando no la buscas. Besotes querido Raúl, M.

  8. Bipolar says: diciembre 19, 20085:55 am

    en las pelis de terror no hay cantimplora

Tu comentario

*