— Verba Volant

Abismo, la primera a la derecha

Abismo

Es difícil evitar la tentación: frente al precipicio, te acercas paso a paso al abismo hasta que tu misma sombra desaparece. Tus pies avanzan hasta el último confín, pero tu mente y tu espalda recta intentan sostenerte con el hilo de la esperanza. Enfocas tu mirada hacia un punto fijo, allá por el horizonte, esa frontera lábil a la que nunca llegas, por más que avances. Y tus ojos se detienen en la última nube del último kilómetro que abarca tu obstinada visión. Mueves la cabeza. Una, dos veces: hacia un lado y hacia el otro. Intentas relajar todo tu ser, cansado por mil avatares, luchas y desencuentros. Das la vuelta al pasado y al presente. Y tienes el futuro a tus pies. Sólo falta un pequeño empuje, la decisión de dar un último paso al frente. El abismo se encuentra en el primer desvío, a la derecha. Por una vez, decides pararte y descansar.

(La fotografía es de Nicholas Laughlin)

7 comments
  1. J.R. Justo says: noviembre 18, 200710:40 pm

    Sabes?, no tengo miedo al abismo pero me aterra el día en que me desaparezca el vértigo.

  2. Raúl says: noviembre 19, 20076:06 pm

    Menos mal que existe el vértigo, J.R. Justo, menos mal…

  3. jero says: noviembre 21, 20075:57 am

    Mejor arriesgarse a volar…

  4. 1+0=8 says: abril 6, 20084:18 pm

    El fondo del abismo es a la vez su superficie y los abismos funcionan de la misma manera como los valles de los taoistas un psicólogo un día me dijo: estás al borde de un abismo y yo sabía que ando por el camino correcto

Tu comentario

*

A %d blogueros les gusta esto: