Muy monos

Alberto, muy mono

Esto de la evolución estaba muy claro: basta estar atentos a nuestra campaña electoral para comprobar nuestro parecido con los chimpancés (por ejemplo, y sin faltar). No es menos cierto que no todos los chimpancés son iguales: en el plano general, tienen sus diferencias culturales y los hay que habitan en la sabana y otros que frecuentan más la selva. En el plano de cada monito particular, algunos se han dedicado profusamente al mundo de la farándula, muy desenvueltos ellos, y se han acabado dando a la mala vida y a la ingesta desproporcionada de cerveza (como Chita, la mona de Tarzán), mientras que a otros, más intelectuales ellos, les da por ponerse a dar vueltas a la cabeza para ver cómo se pueden llevar el plátano a la boca con el menor esfuerzo posible, como el brillante Sultán de Köhler. Las campañas electorales de Estados Unidos -no hace tantos años- nos parecían una auténtica aberración, llenas de pancartas, consignas facilonas y líderes de cartón piedra. Nosotros, en España, alternamos este grandioso referente con el de otras repúblicas, más o menos bananeras. Y nos parecía que cuando en Estados Unidos empezaron a prohibir, estado tras estado, la enseñanza en escuelas e institutos de las teorías evolutivas en aras de la teoría del Diseño Inteligente, estaban llegando al extremo de los extremos de la burricie e incultura más rastrera. Pero, mira por donde, todo ha llegado: ya están en España. Y algunos, los más monos, les acabarán dando la razón a los que mezclan ciencia y creencia (y yo que creía que Ockham, monje díscolo y brillante, lo había dejado claro ya en el siglo XIV…). Pero los brutos se llevarán la razón. Y, si no, al tiempo…

2 comentarios en “Muy monos

  1. Raúl Autor

    Tienes toda la razón, Fran: el lío no se lo montan a todos, sino que lo hacen unos pocos desde su ignorancia. Muchos jesuitas, por ejemplo, son un claro ejemplo de personas con la mente en su sitio. Y creyentes, pero razonables.

    Responder
  2. Francisco O. Campill

    Algo sabemos de todo esto en Burgos, que para eso tenemos Atapuerca tan cerquita. Qué manía con mezclar la ciencia -que está sometida constantemente a revisión- con las creencias religiosas de cada uno.

    Con catorce años, asistí a una excelente conferencia sobre la Teoria del Big Bang. El ponente era un científico jesuita que no encontraba ningún problema en conciliar la ciencia con su fe.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.