— Verba Volant

Bueno para comer

Brainfood

Cojo prestado el título de esta entrada del magnífico libro de Marvin Harris para hablar, una vez más, de comida. Pero no quiero hablar hoy -como en la entrada de ayer- de la comida como supervivencia, sino de la comida como alimento del alma -es decir, del cerebro-. El pasado 23 de junio, Le Monde publicaba un interesante artículo sobre la influencia de la alimentación en la inteligencia. Y parece que las proteínas que se intervienen en las composiciones sinápticas tienen mucho que ver con nuestras luces y sombras como especie, con un kit de 15o proteínas como elementos básicos y ancestrales de nuestro cerebro. Fernando Gómez-Pinilla también ha investigado la incidencia de los nutrientes y la dieta tanto para los procesos cognitivos como de las emociones. Vistas así las cosas, creo que he decidido embarcarme en un nuevo negocio: voy a invertir todo mi dinero en la creación de Corporación neuroestética. En mi consulta les aconsejaré a los pacientes ansiosos de inteligencia que coman un poco de esto, una pizca de esto otro, ni hablar del peluquín de aquello y prohibido terminantemente lo de acullá. ¿Va a ser que los preceptos y costumbres culturales incidan en nuestro coco (la cabeza, digo)? ¿Puede que los alimentos tabú establecidos por las diferentes religiones y hábitos motiven un modo diferente de emocionarnos durante el mundo? No comer cerdo nunca o no comer pescado algunos viernes, por ejemplo, puede causarnos intransigencia. Comer perro y arroz a mansalva puede estimular la producción en masa. Comer carne de ballena puede hacerte muy bestia pero también muy evolucionado cultural y técnicamente. Y no comer, sin más, puede llevarte a no pensar más que en comer. Que es, desgraciadamente, lo que les pasa a muchos desfavorecidos de este desfavorecedor mundo. Ya puestos, igual la solución más inteligente es la creación de un mandamiento nuevo: «Comeos los unos a los otros». En verano, yo lo practico con gran esfuerzo mental y me como a más de una (y a más de dos) con la mirada. Es lo que tiene pasar hambre…

(Imagen de De Giffted Artist)

1 comment
  1. Mercedes Pallar&eacu says: julio 7, 20087:16 am

    Las sardinas tienen mucho fósforo que es excelente para la memoria…. Besotes, M.

Tu comentario

*