Nubes de palabras

 Wordle

Mis palabras vuelan porque existe el viento. Un día, una frase con sujeto y predicado se desplaza de una zona de baja presión a otra de baja presión y se convierte en un pensamiento diferente, con hipervínculo nuevo y con diferentes sentidos. Las brisas marinas en las que se bañan las palabras con la dulce salazón del mar se transforman otras veces en vientos tempestuosos que arrastran los vocablos de su decir primigenio para impulsarlos con el brío de la borrasca. Hay días de vientos alisios, pero también galernas cantábricas, polvorientos lebeches. A veces, hasta el siroco se convierte en un soponcio de pena, asombro o estupefacción. De la mar en calma chicha a la marejadilla, de la mar rizada a la fuerte marejada, las palabras se revuelven, se hunden, regurgitan espuma o se mecen plácidamente en el lecho de nuestros sueños para mecerse en nuestras ilusiones o para intentar erosionar nuestro futuro.

Hoy, las palabras de Verba volant se han aglutinado y se han transformado, tal y como podéis apreciar en la imagen que encabeza la entrada. Porque los blogs, con el viento, van soltando palabras que caen en vuestras pantallas, saltan por vuestros pensamientos, suben como escalofríos o como pelotazos de humanidad a vuestro cerebro para luego volver a acunarse, a volar, a formar en el cielo nebulosas de etiquetas de lo que significa nuestro mundo. Al final, estas nubes son el cuadro de nuestro ser y de nuestras ideas, de nuestra inconsciencia y de nuestra voluntad. Las nubes se traducen cada vez en tonalidades diferentes con distintas formas. Cada blog tiene su nube para inundar el firmamento. Lo único que tenemos que descubrir es cuál de todas es nuestra masa nebulosa. Y Wordle está ahí para descubrirlo y para crear nuestra propia nube de entradas sueños.

(Concebido a partir de descubrir Wordle en Bibliotecarios 2.0)

6 comentarios en “Nubes de palabras

  1. Bipolar

    Y yo soy un pescador que todos los días faeno con mi barquichuela en estas aguas, que son mansas unas veces y otras bravas , y siempre me llevo un pescado. A veces del tamaño de mis dos brazos estirados.

    Qué pena que el diseño no sea tuyo original, los ojillos se me han emocionado… Haré mi nube de sueños, ¡qué bonito! o de pesadillas…

    El azar te ha propiciado esta frase: "hago punto", no te preocupes, hay cosas peores….

    Responder

Responder a Nieves Gonzalez Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.