Hoy pagas por cada error

URB 016B

Quieres gobernar mi corazón, el aire que inspiro, mi silencio. Piensas que no podría vivir si tú no estás a mi lado, pero te lo aviso: las cosas no funcionan así. Mientes como un bellaco si te crees tan especial; sueñas si crees que me vuelves tan frágil como el cristal. Así que marchando, corre deprisa a kilómetros de aquí. Hoy me toca a mí decir adiós. Aunque te creías perfecto, el principio de causalidad (recuerda: todo efecto tiene su causa) hoy pagas por cada error que has cometido. Mi amor te enciende y enfría, es una especie de ilusión que te persigue y en la que te enredas. Por favor, cambia de estrategia. No llevo bien los lloros, los lamentos y las lágrimas. La energía se mueve en espiral y me sienta como el culo vivir en conflicto permanente.  En este duelo, cuerpo a cuerpo, la suerte te ha dado la espalda y ahora te toca perder. Se te está bien, por listo y sobrado: aunque te creías perfecto, toda causa tiene su efecto y todo efecto su causa. Hoy pagas por cada error. En cuanto a las causas, tú las conoces mejor que nadie.

(Nunca pensé que iba a escribir esto, pero hoy me ha dado por afanarme en la prosificación y adaptación libre de «Causa y efecto»… ¡de Paulina Rubio! Pero está bien darle vueltas al asunto del narrador y el narratario de lo escrito, aunque conlleve perder lectores.)

3 comentarios en “Hoy pagas por cada error

  1. Gelu

    Buenas noches, Raúl Urbina:

    – Los errores siempre se pagan. Y unos traen otros, encadenados. Que se lo pregunten al de la casa de la ventana enrejada y tubo de salida de humos.

    O quizás, ni sea consciente.

    Saludos.

    Responder
  2. KOKYCID

    Lo de la causa-efecto y lo de espacio-tiempo, tiene su aquel. Creo que a Paulina aún le están insuflando oxigeno después de tan arduo esfuerzo.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.