— Verba Volant

Elogio de las series de televisión

Ayer acabé de ver Battlestar Galactica. Tengo que escribir sobre esta serie, pero lo voy a dejar para otro día porque prefiero tamizar las emociones por el filtro de las horas. Pero no puedo dejar de lado la oportunidad de tratar un asunto del que he hablado con frecuencia pero sólo de manera tangencial. Por lo tanto, hoy hablaré, en general, de las series de televisión.

Sí, yo también pertenecía a ese grupo de enamorados del cine que se negaba a ver series de televisión. Era de los que había degustado las excelencias de las mejores películas, desde el cine clásico estadounidense hasta las más arduas y elaboradas excelencias de cine-club. Desde muy pronto, mi padre me llevaba a todas las películas que había en cartelera (y, por aquel entonces, eran muchas y, sobre todo, variadas) y, más adelante, llegaba a ver más de una película diaria entre días del espectador, días de paganini, sesiones cinéfilas, vídeo y –cada vez menos– televisión. En el televisor, por supuesto, me entretuve con las series de televisión teniéndolas siempre por un género menor e intranscendente.

Sin embargo, hace años que tuve la suerte de romper de una vez con ese prejuicio que había aparejado la maldición de haberme perdido alguna de las joyas más importantes del arte cinematográfico. Glorificar el cine y penalizar las series proviene de generalizar hasta el extremo con una perspectiva cicatera con la realidad. Creo que fue Winston Churchill el que, ante la pregunta sobre su opinión sobre los franceses, dijo: «No lo sé. No los conozco a todos». En el caso que nos ocupa, decir que el cine es mejor que las series televisivas generaliza y, por lo tanto, miente: hay películas extraordinarias y filmes aberrantes, del mismo modo que existen series bazofiescas y otras magníficas.

Creo que una parte del prejuicio procede del que las series provengan de la televisión. Como aquí todo el mundo es de lo más culto y elevado, parece que denostar los productos televisivos proporciona puntos para entrar en el limbo de la cultura. «Es que no veo la televisión» es una expresión que muchos utilizan como azote contra los incultos. Sin embargo, esto no tiene por qué ser cierto. Existe una oferta de canales especializados de pago con prestigio bien ganado, pero, además, la moderna tecnología nos permite disfrutar de estas obras sin publicidad y sin tener que esperar a que sean dobladas al español (de eso hablaremos otro día).

No voy a extenderme mucho con más razonamientos. El que sabe de lo que hablo no necesita más palabrería y el que todavía no lo sabe no lo descubrirá hasta que aparque sus ideas preconcebidas. Sólo me limitaré a dar unas cuantas recomendaciones sin orden de preferencia. El que tenga ganas de descubrir productos culturales de elevadísima calidad, todavía está a tiempo:

  1. A dos metros bajo tierra. El sentimiento de la muerte visto desde casa.
  2. Dexter. De cómo un psicópata nos ayuda a entender nuestros propios actos.
  3. In Treatment. A veces una sala con un terapeuta y sus pacientes nos ayuda a proyectarnos en ellos y en él, que es una persona. Como todos.
  4. Battlestar Galactica. Los humanos buscando la humanidad y, mientras, tanto, perdidos de salto en salto por la galaxia sin saber si lo son. O no.
  5. True Blood. La sangre como vida y la discriminación «racial» en el profundo sur norteamericano.
  6. Los Soprano. Un mafioso en terapia y una manera de comprobar que las cosas no son siempre tan obvias como parecen, precisamente porque son obvias.
  7. Californication. Nunca ser un escritor en crisis y pervertido fue tan divertido para él y para nosotros.
  8. Breaking Bad. Una historia que surge del azar y la desgracia de la vida. Paradójicamente, empieza divertida. Paradójicamente, todo se complica.
  9. Mad Men. El mundo de la publicidad visto desde dentro de los sentimientos de los creadores de sueños.
  10. Rome. La historia de un Imperio acaba siendo la comprensión de un proceso bellamente contado más que un conjunto de datos.
  11. Weeds. Viuda, madre… y traficante de marihuana. Sin comentarios.

Después de ver todas estas y algunas más, creo que he descubierto nuevos mundos, personajes, personas y vivencias. Y, sobre todo, creo que he ganado en sabiduría.

4 comments
  1. Gelu says: mayo 27, 20104:12 am

    Buenas noches, Raúl Urbina:

    ¿Sabes?, cuando se acumulan años en el cuerpo y el tiempo ya es a descontar, se busca lo sencillo, lo que da felicidad, y lo que se desearía para la generalidad, sin buscarse complicaciones extrañas, tremendas, ni inventar más problemas de los que surgen de forma espontánea, sin buscarlos.

    No hay tiempo para más.

    Creo que en las películas de antes había amor.

    – Acabo de leer un poema de Antonio Gamoneda, en el blog mojadopapel, que me parece apropiado.

    Mi manera de amarte es sencilla:

    te aprieto a mí

    como si hubiera un poco de justicia en mi corazón

    y yo te la pudiese dar con el cuerpo.

    Cuando revuelvo tus cabellos

    algo hermoso se forma entre mis manos.

    Y casi no sé más. Yo sólo aspiro

    a estar contigo en paz y a estar en paz

    con un deber desconocido

    que a veces pesa también en mi corazón.

    Saludos.

  2. Judit Esteban says: mayo 27, 20106:52 pm

    A mí me has descubierto a Dexter y me está dejando… Lo cierto es que nunca me había pasado eso de tener que ver una serie de televisión con una libreta y un bolígrafo al lado y ,aparte de eso, lo mejor es todo lo que no se puede apuntar. Lo mejor es todo lo que puedes aprender de un psicópata (y los ciegos testigos de sus obras) con el que no te sentirías identificado ni en tus mejores sueños y, en el fondo, es casi exacto a ti.

    Soy de las que dice eso de " es que no veo la televisión" (eso sí, Buenafuente y Punset son sagrados), pero no es por un pensamiento en el plan que tú propones, sino porque pienso que las mierdas que se presentan en una bandeja tan atractiva no me van a aportar nada que no me aporte un buen libro. No digo que no haya cosas buenas, que las hay. Pero las malas superan (con mucho) a las buenas.

    En cuanto termine con Dexter, empezaré con In Treatment (pinta bien).

  3. Dids says: mayo 29, 20102:20 pm

    Totalemente de acuerdo, yo también era una enamorada del cine, y todo lo que se erguía a su alrededor, pero fue empezar a ver series de televisión… ¡Perdidos tuvo la culpa! y descubrir cuantas cosas se pueden contar a largo de diferentes temporadas…

    ¡Auténticas obras de arte!

    Un saludo^^

  4. Yago says: junio 2, 20105:37 am

    Creo que te gustaría "como conocí a vuestra madre". Reconozco que no es mejor que ninguna de las que has enumerado. (La única que no he visto es la galaxi noséqué, por cierta aversión a la ciencia ficción) Pero Barney es un personaje muy bien logrado, el humor no es nada del otro mundo, pero he de decir que más de una vez me ha merecido la pena esperar 20 minutos de serie para oir una perla cómo:

    – Han pasado cuatro años Ted, podría estar prometida o casada o… Dios no lo quiera; Gorda!



  5. Will says: enero 12, 20117:44 pm

    Espero que la razón de que una de las mayores obras maestras de la historia de la televisión como «the wire» no este tan siquiera en la lista sea que no has visto ni uno solo de sus capítulos, sigue mi consejo y ponte ahora mismo con ella, me lo agradeceras.

Tu comentario

*

A %d blogueros les gusta esto: