Los zombis ya no son lo que eran…

Zombis

Menudo disgusto me di hace cosa de un mes en El País con el interesante artículo de Luis Miguel Ariza «¿En qué cree el ser humano?»: los zombis en Haiti son como la Coca-Cola, asunto de química pura y dura. La cosa no deber de ser nueva, pero yo no tenía ni idea del asunto. Resulta que eso de los ritos del vudú haitiano y los zombis es una auténtica pamema: a Wade Davis, etnobotánico y antropólogo canadiense formado en Harvard, colaborador del National Geographic, le dio por pensar que detrás de las leyendas de los zombis tenía que haber una verdad comprobable y, en efecto, la encontró. El zombi no nace a base de brujerías, sino que se hace, por medio de un compuesto químico que se encuentra en el famoso pez globo -la tetrodotoxina- cuyo efecto anestésico es tan fuerte que provoca en las personas un estado muy parecido a la muerte. Otros polvos, con componentes (datura metel y datura stramonium) sacados de plantas motivan una reacción en el cerebro que anula la voluntad de las «mortificadas» víctimas. Wade Davis difundió sus investigaciones en dos libros, The Serpent and the Rainbow y Passage of Darkness, y merece auténticamente la pena bucear en estas cuestiones.

A mí estas cosas no me dan miedo: me hacen caer en el pánico total. Soy un descreído absoluto de los fenómenos paranormales, ufologías de ambigú y brujerías varias. Me encisco en las falsas creencias, no me pasaré jamás un huevo por la cabeza para quitarme dolores (dependiendo qué huevo fuera, me causaría un dolor paroxístico por el estiramiento) y dudo mucho que rezar siete letanías a Santa Jesulina reporte beneficios extremos. Antes, si me hablaban de zombis, me daba la risa floja (tampoco me han hecho nunca mucha gracia las peliculillas esas). Pero ahora que sé que con una cucharadita de esto, con unas gotitas de esto otro y con un estracto de nosequé te pueden convertir en un zombi, se me ponen los pelos de punta. A partir de ahora, no dejaré a nadie que me prepare el desayuno. Así que no insistas, Patricia Conde.

4 comentarios en “Los zombis ya no son lo que eran…

  1. Raúl Autor

    Ya veo que el tema de los zombis ha creado un buen número de obsesos (si Google Analytics no falla). Pero mira que somos, nos importa menos una cuasi muerte inducida que Patricia Conde. Somos sabios, hermanos, somos sabios.

    Responder
  2. Alberto

    Yo me quedo reflexionando, de momento, con vanalidades muy vivas y los procesos químicos y físicos que experimento frente a estas. ¡Ay, Patricia!

    Responder
  3. Mafaldia

    Cuidado con obsesionarse que eso es peor, yo desde una vez que escuché que si habían adulterado agua mineral embotellada, pues siempre que voy abrir una nueva lo huelo por si acaso y ya lo hago instintivamente…

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.