— Verba Volant

=ALEATORIO.ENTRE(1;27)

aleatorio

Hoy he cogido una hoja de cálculo y he hecho algo útil en a vida: inventarme a 27 personas que me caigan muy mal. Si hubiera puesto a 27 personas de carne y hueso a las que tengo ojeriza, seguramente se habrían enterado (hay espías por todas partes, delatores, compinches de fabulaciones personales y mundiales, ¿no?). Así que he cogido –decía– la hoja de cálculo, he asignado a cada letra del alfabeto un número (con un total de 27), he creado tres columnas para el nombre y los dos apellidos y ¡tatachán….! y la fórmula =ALEATORIO.ENTRE (1;27). De las tres iniciales me he sacado de la gorra, del magín o de no sé dónde los nombres que Dios me ha dado a entender.

Como tenía que idear también si las personas que me caían mal eran señores barbudos o lindas féminas, he atribuido a cada sexo un numerito (1=H; 2=M. Para los muy burros, diré que H=hombre y M=mujer, no vaya a ser que algunos lean H=hembra y M=macho y jodan la marrana y la arbitrariedad) y le he vuelto a dar a la formulita (esta vez, =ALEATORIO.ENTRE (1;2)). El azar ha provocado que me caigan peor los hombres que las mujeres, cosa que puede tender a ser cierta. Y también el destino combinatorio digital me ha jugado alguna mala pasada, como algún imprevisto con la letra ñ.

En fin, estos son los tiparracos (y tiparracas) que han sido elegidos son:

  1. Rosa García del Val
  2. Bernardo Osorio Lucientes
  3. Carla Gárate Larrea
  4. Raquel Zurera Quintana
  5. Vicente Valle Gutiérrez
  6. Itziar Delgado de la Iglesia
  7. Gemma Ruiz Espinosa
  8. Yago Wellington Fuentes
  9. Fernando Quirce Ortiz
  10. Sergio González Navarro
  11. Salvador Torres Ordóñez
  12. Ñancul Yariza Orbaneja
  13. Quintilina Díez del Val
  14. Alfonso Jurado Gil
  15. Ione Karrasco Sobrino
  16. Yon Santamaría Worster
  17. Narciso Quintás Aparcicio
  18. Justino López Vidal
  19. Quinto Esparza Ormaechea
  20. Gracia Pizarro Narváez
  21. Juncal Núñez Simancas
  22. Dulce González Torrero
  23. Yaiza Jiménez Huertas
  24. Wendy Torner Uruceta
  25. Federico Quiñones Zaleski
  26. Víctor Navarrete Larrañaga
  27. Quintiliana Xirgú Lorenzo

Total: que me ha costado un huevo de pato confeccionar mi particular lista negra. Igual alguno hasta existe, así que se ande con cuidado y que no se meta en mi camino.

9 comments
  1. Alberto Gamarra says: junio 17, 20098:20 pm

    No sabría decirte porque pero hay apellidos que me suenan…..Qué se anden con cuidado!!!

  2. Merche Pallar&eacute says: junio 17, 20099:40 pm

    He leido muchos apellidos vascos… no es por nada… Besotes, M.

  3. pablo miguel sim&oac says: junio 17, 200910:25 pm

    Me ha parecido un acto bastante surrealista con un interesante trasfondo creativo, automático y onírico, con el riesgo además de que tus fantasmas puedan cobrar vida.

  4. mafi says: junio 18, 20091:16 am

    Coñe! que miedo más gordo!!! cuando ibas por la R he empezado a temblarrrr!!!!… bueno pero no cuela, que no eres tan duro. 🙂

  5. KOKYCID says: junio 18, 20091:27 am

    Jajajajjajjajajajaja haztelo mirar, estas "pasao", "pasao", jajajjajajaja

  6. ana suárez says: junio 18, 20092:56 pm

    ¡ ya te vale ! menos mal que no estoy en la lista negra

  7. Rosa García d says: junio 18, 20093:52 pm

    ¿ Y yo que le he hecho a usted ??? 😛

  8. Bipolar says: junio 19, 20091:23 am

    pues no me ha gustado Raúl y quizás sea porque las listas de los exterminios se hacen con ruletas rusas… perdona mi sinceridad y si no consideras conveniente mi comentario no lo publiques. (mañana te seguiré leyendo) un besico.

  9. Raúl says: junio 20, 200912:26 pm

    Algunas precisiones, amigos:

    La primera, que el azar es azar y no hay NADA en esta lista que coincida con el mundo real y personas vivas o muertas que yo conozca.

    La segunda, que la presencia de más de un apellido vasco no procede del odio, sino de la cercanía. Simplemente, me resultan más familiares (a fin de cuentas, tengo raíces alavesas).

    La tercera, dirigida a Rosa García del Val, a la que, simplemente he incorporado al mundo de Google, junto a su casi homónima Ana Rosa. Reconozco que no me ha hecho nada, la pobre.

    La cuarta, que el mundo es azar. Puede que las listas de exterminios se hagan con ruletas rusas, pero también se hacen millonarios con la primitiva y, quizás, también esa ruleta haga que encontremos la felicidad: en este caso, hay una probabilidad entre un millón. No he jugado con el concepto negativo de cosas que no existen. Como curiosidad, y fuera de bromas, me fui asegurando en casi todos los casos de que no existiesen personas reconocibles con esos nombres y apellidos coincidentes.

    Bueno, en esta excepción de contestar comentarios, me he cansado con tantas líneas. Tengo agujetas en los dedos…

Tu comentario

*

A %d blogueros les gusta esto: