Que habitan por debajo de los cielos

La cara que no consigo olvidar. El rastro del placer o del remordimiento. Mi tesoro o el precio que tengo que pagar. La canción que el verano tararea o el frío que acompaña al otoño. Infinidad de cosas diferentes: la bella o la bestia, la escasez o la demasía, el arrastre hacia el cielo o la conversión en el infierno. El espejo en el que contemplo los sueños, la sonrisa reflejada y retratada en la superficie de las aguas.  Lo que parece ser y lo que no es, lo que no es y lo parece. Los ojos de recovecos tan íntimos cuando se lamenta, cuando llora. La vuelta del pasado, la presencia del ahora, la llegada desde el mundo de las sombras. Todo lo que tendré presente hasta el día en que me muera. La razón para sobrevivir. La asunción de sus risas y de sus lágrimas. El significado de todas las cosas que habitan por debajo de los cielos.

(Versión prosificada y libremente modificada de «She», de Elvis Costello, en una tarde en la que, sin querer, me acordé de Notting Hill.)

3 comentarios en “Que habitan por debajo de los cielos

  1. penelope.gelu

    Buenas noches, Raúl Urbina:
    Dejo la canción She en la versión de Elvis Costello, aunque en el recuerdo la mantengo en la voz de Aznavour.

    Las zapatillas de la foto, piden que las recojan del suelo.

    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.