— Verba Volant

Archive
Cárceles

Preso

En efecto, los negros e hispanos son muy tenidos en cuenta en EE UU, frente a lo que uno puede pensar: en una población carcelaria que supera los dos millones, por cada preso blanco que habita dulcemente en una cárcel estadounidense habrá del orden de seis reclusos negros y tres reclusos hispanos. Es una buena proporción. También se tiene muy en cuenta a los drogadictos, pero se olvidan de ofrecerles tratamientos terapéuticos a la mitad, más o menos. Otro dato muy halagüeño es el del número de muertes y asesinatos en las cárceles: un ocho por ciento dejará de molestar a la sociedad por la vía del suicidio o del asesinato, ahorrando una futura inversión en penas capitales, tan caras y molestas. Porque 3.350 personas esperan ansiosas a que se les aplique la justicia suprema. Aquí los negros también cuentan, porque suman, ni más ni menos, el cuarenta por ciento de los futuros ajusticiados, aunque sean tan sólo un doce por ciento de la población nortemericana. Los retrasados mentales también se suman a las estadísticas: ya sabemos que esto no es óbice para que sean ejecutados. Incluso ha habido casos en los que, ellos sí, han sido sometidos a terapia para luego cumplir la sentencia. Casi dos mil adolescentes experimentan un bonito y novedoso sistema por el que serán condenados a cadena perpetua y no se podrán apelar sus sentencias, todo esto en un país en el que sabemos que jamás de los jamases se ha cometido un fallo judicial. El ejército estadounidense presume de una poderosa presencia en sus patrióticas cárceles, ya que un diez por ciento de los presos ha pasado por el ejército de forma voluntaria y, entre ellos, un veintitrés por cierto ha honrado a su país cometiendo delitos de violación y acoso sexual. Y, como no todo van a ser guantánamos y detenciones ilegales de la CIA en provincias-extranjero, el país más avanzado del mundo cuenta con un número cada vez mayor de centros penitenciarios privados, que, además de recortar el gasto público y estar mejor acondicionados, favorecen una separación entre presos distinguidos y la chusma.

La visita a las prisiones de otros países es también sumamente alentadora: en Brasil, una mujer fue violada en una celda. Nada extraño, si añadimos que permaneció en ella con otros veinte hombres durante un mes. Al final, igual hasta tuvo suerte. En Argentina, el setenta por cierto de los condenados reinciden. De estos, la mitad cometerá otros delitos antes de que pasen tres años. En los casos en los que la escolarización ha sido más alta, el número de presos y de reincidentes ha bajado, pero no creo que esto preocupe mucho a las autoridades. En toda Latinoamérica, el setenta por ciento de los presos no están condenados, sino procesados.

Para novedades exportables, nada como el invento de Turquía para paliar el hacinamiento de los presos: han instaurado un sistema de «camas calientes» por el cual los presos duermen por turnos.

Quedan otros muchos países, otras muchas realidades, pero para qué seguir. Como decían algunos, «los presos no tienen buena prensa». Y otro recluso decía, con acierto: «Nos tratan como a animales y nos piden que, cuando salgamos, nos traten como personas».

Como ayer tenía el día libre (ya sabéis aquello de los profesores, las vacaciones y los puentes…) me dediqué a transcribir algunos datos de un magnífico pero triste paseo por las cárceles del mundo en el programa Hoy por hoy del día 6 de diciembre. Que nos aproveche.

(La fotografía es de Gipics)

Read More