Los pintores asiáticos tienen orejas

Tukta 019 B

Los conocí el otro día. Son un grupo de artistas de Bali, Camboya, la India y Tailandia y tienen en común su gran pasión: la pintura. No se llevan ni un euro por su actividad y, como me ocurre con todos los asiáticos, yo no soy capaz de distinguir a uno de otro físicamente. Elsa, Duanpem, Jintara, Panlan o Tukta empuñan el pincel con brío y una organización sin (aparente) ánimo de lucro pone en venta cada uno de sus cuadros por unos cuatrocientos dólares. Y el catálogo de obras crece y crece sin parar. Reconozco que a mí no me gustan todas y cada una de sus creaciones, pero pienso, no obstante, que alguna es más que destacable. Me apasiona verlos pintar y seguro que a vosotros os pasará lo mismo. Nunca había visto nada igual. Y es que, amigos, es lo que tiene el arte: aquí no importan las razas, ni el color, ni la rugosidad de la piel, ni las orejas grandes o pequeñas. El talento es el talento.

3 comentarios en “Los pintores asiáticos tienen orejas

  1. Raúl Autor

    Mafaldia, yo también soy muy escéptico con estas cosas. Dejémoslo en habilidad… pero también hay unos elefantes más hábiles que otros… y con más gusto.

    Bipolar, muchísimas gracias. Un beso.

    Responder
  2. Mafaldia

    En fin… no se si denominarlo arte o destreza, habilidad… macgregor cuenta de una chica que se ha hecho famosa pintando, ejem, con el ejem, pues lo mismo. Saludos. 🙂

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.