Una manera de no escribir

Kyouei

Hoy me contradigo a mí mismo, porque no tengo nada que decir, ni imaginación para decirlo, ni técnica para decirlo bien. Hoy es un día soso para mi cabeza, para mi realidad, para mis manos, para mi imaginación. A medida que ha ido pasando el día, me he encontrado tonto, asqueado y vacío. Hoy no iba a escribir una entrada. Incluso he pensado en mandar el blog hacia el Mediterráneo vía desagüe, de alcantarilla en alcantarilla. Precisamente por eso, habéis de perdonarme esta entrada, blanca en sus contenidos, negra en pensamientos. Es una manera de pensar en la de mañana. Es una manera de no abandonar. Es una forma -como otra cualquiera- de no bajar cabeza y manos y dejar que el mundo todo sea una gran colleja.

(Imagen de Kyouei, vía Pasa la vida)

5 comentarios en “Una manera de no escribir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.