Nada grave

mailing

Hace un año, el dolor de mi vivir fue un poco más intenso. Se fue uno de los que no era cercano, pero uno de los más próximos. Se fue mi Poeta. Todos los aficionados a la literatura tenemos uno al que preferimos por encima de todos los demás, al que queremos por encima de sus defectos y más allá de sus virtudes. Al que queremos por ser el que ha expresado con mejores palabras aquello que nosotros desearíamos haber dicho. No suelo mostrar mi sentimentalidad con excesos de cara a la galería, pero reconozco que ese día lloré con las lágrimas conocedoras de lo que la vida nunca nos va a devolver. Hoy, leyendo el periódico, vuelvo a encontrarme con él. Y me entero de unas últimas palabras suyas que suenan a verso de poema. Dicen que, internado en el hospital, la tarde previa a su muerte decía a todos sus amigos: «No es nada grave. Mañana nos vemos». Y, con enero en plena cuesta, no se me ha ocurrido nada mejor que esto, con débil música de Art Pepper de fondo y una imagen de autor destonocido:

[audio:http://www.urbinavolant.com/audio/nos_vemos.mp3]

 

3 comentarios en “Nada grave

  1. GELU

    Buenas noches:

    Aunque no estemos ya en enero, hoy por la ventana de la webcam, he sentido que, en mi Ciudad, en nuestra Ciudad, debía de hacer un día así, como el que describías con tus palabras y que adornabas con las pronunciadas como despedida de uno de mis poetas favoritos.

    Saludos.

    Responder
  2. Yago.

    Dicen que el agua pasada

    no mueve molino.

    Pero el río de la vida

    que pasó

    sigue moliéndome vivo,

    hecho polvo

    enamorado

    del agua, del agua aquella,

    cuyo murmullo lejano

    aún oye mi corazón.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.