— Verba Volant

Semana de Pasión

Pasión

Transitamos estos días por el recorrido de la Pasión, término controvertido porque encierra contenidos antitéticos, como nos enseña el diccionario. El recorrido por la palabra pasión es un viacrucis con nueve estaciones que, de forma resumida, se aglutinan en torno al polo del padecimiento, de la acción vista en su lado negativo, de la pasividad, y, poco a poco y cambiando de polo, en torno a la perturbación y los afectos desordenados. Y, de ahí, a las incinaciones, aficiones y apetitos hacia los objetos y hacia las personas. Es decir, del padecimiento a la pasión en un mismo vocablo encerrado en el huerto de Getsemaní aguardando su destino.

Descartes nos enseñaba en su Tratado de las pasiones del alma que la pasión es «una agitación del alma causada por los espíritus que la disponen a querer para el futuro la cosa que le parece conveniente». Luego explicará que todo se encierra en la conservación de los bienes presentes, el deseo de otros venideros, pero también de los males actuales y futuros. ¿Qué hacer cuando no se tienen claros los términos? ¿Cómo obrar cuando no llegas a ver las cosas blancas o negras? ¿Cómo saber lo que quieres y lo que no quieres, si tampoco sabes el bien y el mal que encierran?

La respuesta es vivir. Vivir en el marasmo del ensayo-error, dando un traspié y levantándote. Estamos en una semana de Pasión, con mayúsculas. Arrastremos nuestros dolores, caigamos mil una veces en el camino, soportemos lanzas y espinas clavadas donde más duele. Pero busquemos en el futuro lo conveniente, ya que lo pasado pasó y lo presente se acaba de ir. Hace un segundo.

(Imagen de TracX)

2 comments
  1. Alberto Gamarra Gonz says: abril 9, 20097:54 pm

    Por lo menos descansa tú, Raúl…Con tu trabajo sobre Blade Runner nos tienes muy atareados esta Semana Santa…

    Un saludo y relajate

  2. Merche Pallar&eacute says: abril 10, 20097:27 pm

    ¡Efectiviwonder, querido Raúl! Hay que dejar las "pasiones religiosas" de auto flagelación, sacrificio, castidad (¿te has fijado que en la religión católica, apóstolica y romana TODO lo placentero es pecado?) ¿Crées que ESO es normal? No, mi querido, la vida hay que vivirla con sus pasiones carnales a tope. Créeme. Así llegarás al nirvana, a la felicidad mística plena. No lo dudes. Besotes viernesanteros, M.

Tu comentario

*