Duele

traylego1b

La vida duele. A veces, no pasa de ser un padrastro, que crece por no haber sabido cortarlo y con el que un mordisco te levanta hasta el alma. A veces, un juanete que incordia hasta que optas por llevar siempre sandalias, ahora que es tiempo de verano, y de vidas sin charcos que no sean de tormenta. A veces, un dolor en los dientes provocado por tomar las cosas como vienen, demasiado frías o demasiado calientes. A veces, un coscorrón en la piscina sin mayores consecuencias. La vida suele ir a mayores, con la nocturnidad de los años y la alevosía de las malas experiencias; con la saña del vivir con gusto y sin consecuencias. Un día te partes una falange, otro la tibia y el peroné –siempre hay un oponente que se anda sin contemplaciones en el campo de juego–, otro conmoción cerebral y pronóstico reservado. Un día te exploran las entrañas hasta llegar a la próstata sin tocarte los cojones y otro te embadurnan de gel para que la corriente eléctrica del corazón alumbre tus latidos inconstantes. La radiografía de contraste te menudea en negativo y el TAC te fotografía en filetes, como la mortadela.

De momento, no sabes de qué color es el territorio indoloro de la muerte. Pero estás vivo y duele. Y no tienes a mano, todavía, ningún puto analgésico.

(Ilustración de Jason Freeny, que es capaz de descubrirnos los vericuetos anatómicos de un oso de gominola o de un perro hecho con un globo, vía Pasa la vida.)

5 comentarios en “Duele

  1. pablo miguel sim&oac

    Alguien me dijo que ya no se hacían tactos rectales, que bastaba con un análisis de orina. No me lo creí: hay terrores cercanos más asumibles que otros que parecen abstractos, pero que son los definitivos. La vida mata, y mientras tanto te hace sufrir.

    Responder
  2. Amalia

    Duele el cuerpo y duele el alma, y qué cosas!!! con lo que nos hace sufrir este cuerpo que terminará corrupto como todos, no lo queremos dejar ni a la de tres… curioso…

    Responder
  3. Merche Pallar&eacute

    ¡Ay, no me hables! Que ya me rompí la tibia y el peroné hace ocho años y me operaron. Ahora están sujetos por tornillos anatómicos que espero no se deterioren y vuelvan a quebrarse… Y me tengo que operar del juanete de un pie ¡en enero! No quiero ni pensarlo…. volveré a ver la muerte de cerca una vez más… a eso de que por un "error humano" me quede sin más en la sala de operaciones. Besotes, M.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.