— Verba Volant

Conocimientos, hombros y espaldas

Muchas cosas deberían de cambiar en la enseñanza. Pero una de ellas tendría un remedio muy fácil y, para solucionarla, bastaría con utilizar el sentido común y pocas palabras.

(La foto se la saqué a mi hijo un día cualquiera a la vuelta del colegio. Va al colegio andando y recorre, entre ida y vuelta, unos dos kilómetros y medio. Solo falta añadir que los días en los que tiene Educación Física los alumnos no pueden ir con el chándal, sino que tienen que seguir la poco sana costumbre de cambiarse sin ducharse. Mi hijo, además, tiene que cargar con una segunda mochila con toda la ropa de deporte. Creo que no hace falta decir más. Ni menos.)

4 comments
  1. David says: abril 13, 20116:00 pm

    Recuerdo que en 1º de la ESO tuve que ir varias veces al médico por esta razón, demasiado peso para una espalda que está creciendo, y el dolor de llevar peso extra todos los días… por suerte el médico me dio varios consejos, como intentar en la medida de lo posible reducir el peso; algunos ejercicios para fortalecer la espalda; una postura correcta al sentarse y practicar natación.

  2. Sonia Díez says: abril 13, 20116:45 pm

    Sumando el gasto en libros y todo el resto de material escolar (de varios años) que un niño necesita ¿qué padre no estaría dispuesto a pagar un netbook para que sus hijo no arrastrara los mochilones? (estamos hablando de niños de primaria que llevan 10 kilos de peso a sus espaldas). Si ese problema puede solucionarlo la tecnología, me pregunto automáticamente por qué no se soluciona, aunque la respuesta es igual de automática y obvia.

    Sólo puedo hablar de los casos que conozco y lo que veo son padres y no escuelas, invirtiendo en tecnología, pero no de la del tipo que supondría una ayuda directa en la formación de los niños… consolas y ordenadores para sus casas, que al final no se usan como auténticas herramientas para el estudio.

    Sobre los temarios de los cursos de informática en la escuela, me parecen un despropósito. Y me refiero a niños aprendiendo en horario escolar y en escuelas públicas, a utilizar herramientas de sistemas operativos de pago…

    Esa foto me ha indignado.

  3. Merche Pallarés says: abril 14, 20113:06 pm

    Pobrecillo, qué hombro más hundido. ¡No hay derecho! en mi época no teníamos que cargar con tanto peso, simplemente llevábamos unas carpeta de cuero con los libros, lapiceros, cuadernos y demás. Lo único que nos pasaba es que el brazo derecho/izquierdo fuese más largo que el otro. Digo yo… (con los años no he notado la diferencia). Besotes, M.

  4. Raúl says: abril 16, 20116:35 pm

    Sí, no estaría de más que, ahora que la técnica lo permite, se pudiese hacer otra cosa que no fuese que las editoriales se forrasen.

Tu comentario

*

A %d blogueros les gusta esto: