— Verba Volant

Nos vamos quedando cada vez más solos

Los años pasan de forma tan cruel para el cine que, cada día que pasa, nos quedamos más solos. Aunque soy, en general, poco dado a las nostalgias y poco partidario de que la fórmula «Todo tiempo pasado fue mejor» sea exacta en todos los casos, no puedo evitar sentir que, poco a poco, se está desmoronando el gran edificio de los sueños que construyó el cine norteamericano de los años 40 y 50. Como ya dije en una ocasión, la muerte de los grandes directores y actores que se iniciaron o tuvieron su esplendor en esos años se clava como una puñalada en el corazón.

Hoy ha muerto Sidnet Lumet. El mero hecho de dirigir Doce hombre sin piedad (12 Angry Men) merecería ocupar para siempre un lugar privilegiado en la historia del cine, en nuestra imaginación y en nuestros corazones. Hora y media de una película que se desarrolla casi en su integridad en una sala de deliberaciones de un jurado. Un drama judicial en la que no se juega con el efectismo del antes o del después, que no se enzarza en la batalla judicial entre abogados, fiscales y jueces. Doce hombres, algunos con las ideas demasiado claras, que tendrán la oportunidad de analizar la sociedad hacia el centro y, por lo tanto, la historia de un crimen les llevará a cuestionar sus propias actitudes ante la vida. Una película que se puede estudiar como una disección perfecta de diferente tipo de roles sociales; que puede desmenuzarse desde el ámbito de lo judicial y de lo moral; que puede contemplarse desde la óptica crítica de una sociedad demasiado superficial y categórica; que puede ser un alegato en favor del diálogo espaciado como la única manera de que el camino nos lleve a alguna parte. Pero, sobre todo, una espléndida lección de buen cine: un blanco y negro duro, excelentes actores, un juego muy inteligente de dirección que hace que lo complicado parezca sencillo. Una gran historia bien contada. Y la ficción, una vez más, como la gran maestra de todas las verdades.

El mundo, hoy, nos ha dejado un poquito más solos. Y llegará un día, no muy lejano, en el que ya no sabremos hacia dónde mirar. Menos mal que nos quedarán pantallas en las que nuestros sueños seguirán siendo corroborados por las imágenes, por las palabras, por los destinos de los que nos ayudaron a comprender todo.

3 comments
  1. Merche Pallarés says: abril 10, 20115:26 am

    Ya van desapareciendo todos los grandes del cine… «Twelve Angry Men» es una pelicula excelente. La he visto varias veces y siempre he encontrado un nuevo matíz. La has descrito estupendamente. Descanse en paz Sidney Lumet. Besotes, M.

  2. Magdalena says: mayo 9, 20118:28 am

    Me encanta «12 hombres sin piedad». Una gran película en la que lo importante son los diálogos y el lenguaje de los planos, no los escenarios espectaculares y los efectos especiales.

    ¿Has visto «Antes que el diablo sepa que has muerto»?

  3. Raúl Urbina says: mayo 9, 20119:37 am

    No he visto esta peli, Magdalena. ¡Gracias por la recomendación!
    (A ver cuando charlamos un ratillo. El otro día iba como un cohete de una facultad a otra…)

Tu comentario

*