— Verba Volant

Cansadas de tanto atenazar el mundo

Hoy iba a ser un domingo más, lleno de minutos y de vacíos, exento de contenido y continente. Cuando intentaba aportarle algo de cordura, ha llegado Rachmaninov con su Rapsodia sobre un tema de Paganini a rescatarme. Y no hace falta que diga que el alma se me ha subido por las paredes a las cuatro esquinas de la habitación. Que mi cabeza ha dado un paso más hacia los quicios de lo insondable. Que mis mandíbulas, cansadas de tanto atenazar el mundo, se han relajado hasta dejar notar la paz.

1 comment
  1. Gelu says: marzo 11, 20133:10 pm

    Buenos días, Raúl Urbina:

    Maravillosa música, llevada al cine en varias películas, como en ‘Pide al tiempo que vuelva’ .
    A ver si esta noche preparo una entrada en mi blog de cine que se me ha ocurrido.

    Saludos

Tu comentario

*