Archivo de la categoría: Noche

Realidad aún no dibujada

 

La noche se ha roto varias veces en momentos imperfectos, hasta que la impaciencia me ha levantado de la cama para comprobar que, de momento, todo es silencio. No hay nada como contemplar por la ventana una realidad aún no dibujada, llena de vacíos y adivinaciones. Cuando esto ocurre, con la cabeza llena de cosas confusas y los ojos atenazados por las legañas, da la impresión de que todo está por suceder, de que todo es posible. De que la legaña dará paso a la vista miope pronto recompuesta. De que la cabeza se despejará con agua fría y con movimientos convulsos del cuello. La sensación de que el renacer está a un vaso de leche con colacao y dos tostadas con mantequilla y mermelada de melocotón.  El convencimiento de que la ducha dará un poco de calor a un cuerpo descompuesto por los fríos de las madrugadas.

Mientras tanto, la noche acecha.

(Imagen de Alexandre Syrota.)

La noche más oscura

URB 199b

Son días de tiniebla, noches prolongadas en la negrura de las farolas. Los hálitos de luz brillan agónicos entre destellos negros, desfilan como sombras del Paraíso por nuestra Tierra. Las bocas de los lobos no son ya de la meseta, se extienden profundas por los recovecos de las calles, por las esquinas, por las aceras. Llegan en la noche hasta esparcir su ciénaga hacia la derecha, hacia la izquierda. Nuestro centro más puro, nuestro centro incólume, ansía ver reflejos que le hagan conocer su propio rostro pero no hay espejo en el que comprobarse. No hay pupilas brillantes que devuelvan nuestra imagen, no hay una mano extendida que palpe nuestra carne para comprobar la tersura agrietada ni boca que exprima nuestros labios para vaciarlos de su sangre. Son días de tiniebla, noches prolongadas en la negrura de las farolas. Ha llegado la noche más oscura para que los destellos negros desfilen como sombras del Paraíso por nuestra Tierra. La carne ya se esparcido, la sangre queda derramada. El alma espera.

Para escuchar:Loreena McKennitt, adaptando al inglés a Juan de la Cruz. Ni más ni menos.