— Verba Volant

Politesse

 Clochard

Politesse es una bonita palabra francesa que, como todas las palabras francesas que son bonitas (es decir, casi todas), es muy difícil de traducir con idéntico significado cultural. Si decimos que significa ‘educación’, ‘cortesía’ o algo parecido, estamos en lo cierto, pero no en lo profundo de su significado en el contexto vital. Como no hay otra manera de entender las palabras de otros idiomas que vivirlas, os voy a contar lo que significa politesse. Fue en esa temporadita mágica en la que tuve la suerte de estudiar en París.  Me encontraba en una parada de metro en Clichy -una ciudad dormitorio de las afueras, en la que tenía mi apartamento- y un grupo de adolescentes descerebrados se reían de un vagabundo (clochard, otra bonita palabra francesa entre las bonitas palabras francesas). Se encontraban todos en el andén de enfrente, así que podía ver todo el espectáculo a mitad de camino entre la pantalla panorámica y las luces de bambalinas -esta vez, fluorescentes- del escenario. El vagabundo se irguió en toda su majestad,  miró a los jovenzuelos con ojos penetrantes y les señaló con un dedo admonitorio. No puede decirse que estuviese encolerizado ni fuera de sí. Estaba indignado. Y les espetó: «La politesse, avant tout». En Francia, ni un mendigo, carente de todo y lleno probablemente de etéreos efluvios de vino barato, puede admitir que se rompan las reglas de la cortesía. La educación y la cortesía, ante todo. Es lo que nos queda a los seres humanos para tener algo. Un punto de referencia. Para poder andar con el mundo con los bolsillos vacíos, pero con toda la entidad y dignidad humana llena, limpia. Egregia.

Eso ayudará, probablemente, a entender el enfado de Sarkozy en los preliminares de una intervención televisiva ante la omisión de un saludo de un técnico y una maquilladora. Y mira que me cae mal, el tío. Pero me encanta la grandeur francesa. Sobre todo, vista a la luz de los ojos ebrios de un mendigo. Porque a veces, en los idiomas, las palabras bonitas son más que palabras.

9 comments
  1. Mercedes Pallar&eacu says: julio 2, 20083:24 pm

    Sí en francés todo suena mejor. Esas palabras tan bonitas "politesse" "clochard" como tu dices y ¡ya no hablemos del amor! Hacer el amor en francés es de lo más erótico del mundo, las palabras no son bastas y rudas como en otros idiomas; son un regalo para el oido… la "chatte", la "queue"…. "Ça se faire l'amour avec de la politesse" ¿no crees?

    Muy buena la contestación del "clochard" a los hooligans esos. Espero que le hicieran caso. Besotes, M.

  2. manzacosas says: julio 2, 20087:36 pm

    Vaya. me pillas en un año de increíbles recuerdos de mi entonces juventud. Conocí París en el año 58, y antes que Madrid, con lo que puedes imaginar la decepción que me llevé al conocer la capital de España. Aquel verano estuve trabajando en un cementerio y luego en la moisson. Volví en el 60. Y luego he vuelto en cuantas ocasiones he podido. Francia es para mí inigualable, el corazón del mundo. Un saludo, Manzacosas

  3. Mercedes Pallar&eacu says: julio 2, 20087:51 pm

    ¡Manza! nos tienes que contar del verano que estuviste trabajando en un cementerio…¡¿ no sería el Père Lachaise?! y luego en la "moisson" ¿qué es eso? Besotes, M.

  4. Raúl says: julio 3, 20087:01 pm

    Coincido plenamente con vosotros, Merche y Manza. El francés suena con la belleza suprema de hacer grandes a todas las palabras. No sé si lo he contado alguna vez, pero veraneaba desde pequeño con mis padres en San Sebastián. Pasábamos a menudo a Francia y yo, desde bien canijo, ya decía: "A mí me gustaría vivir aquí". Las diferencias entre Francia y España se han acortado, pero creo que todavía nos queda un buen trecho para llegar a donde ellos.

    Nos tienes que contar un día esas andanzas francesas, Manza. Eso da para muchos e interesantes post. Saludos.

  5. Bipolar says: julio 4, 20081:46 am

    -Le voy a gebanag el pescueso… ¿Le impogtagía bagagse el cuello de la camisa paga fasilitag mi tgabago, silvouxplééél?

    -Achanté, cogte pog aquí, que más atgás me da la gisa.

    (sí sí, en francés es más polisse y menos burresse..)

  6. Bipolar says: julio 4, 20081:48 am

    Manza, manza…

    Ya sabía yo, que la vena macabra, ácida y retorcida te venía de noches de hombre lobo en cementerios parisinos.. Auuuuu

    Y en verdad, en verdad os digo que La France es un bocado delicioso, a años luz de nuestra frontera.

  7. Mercedes Pallar&eacu says: julio 4, 20086:32 am

    Raúl, si lees mi post "Confusión (o empanada) mental" ahora no me acuerdo bien cómo lo titulé, verás como era la España y Francia de los '50. Besotes, M.

  8. manzacosas says: julio 4, 20087:38 pm

    Hola. Prometo contaros mis andanzas en los cementrios franceses en el 58 y 60. Pero más adelante. Los recuerdos no siempre están frescos, aunque las impresiones sí. Un saludo

  9. Mercedes Pallar&eacu says: julio 5, 20084:16 pm

    Manza, veo que ERES MAYOR QUE YO. En el '58 yo tenía 14 años y veo que tu ya estabas trabajando ¡en un cementerio!… Menos mal porque todos mis bloggers son cuarenta, treinta, veinteañeros… La verdad es que me siento MUY mayor. De ahora en adelante contigo me voy a sentir una jovencita… Besotes, M.

Tu comentario

*