— Verba Volant

Máscara y reconciliación

Persiana

Las luces débiles de la noche tiritan aún sobre la piel del cielo y el reflejo madrugador de los coches impulsa ráfagas de color sobre el asfalto. Pronto será un nuevo día. Intentas revelarte al amanecer subiendo con pereza las persianas de tu casa, con el falso vigor de quien espera algo del acontecer de las horas. Te piensas a ti mismo, dentro de una hora escasa, de pie ante un auditorio que entrevera lo expectante y lo cansado. Te ves por dentro, sin mucho que contar y sin nada -absolutamente nada- que enseñar. El rictus de tu cara ante el espejo te proporciona hoy una arruga más, un sinsabor añadido, una lágrima extra. Sales de la ducha intentando calzar una nueva piel. Te vistes adornando la tristeza con atuendo alegre. Saldrás de casa. Y, cuando entres en escena, tu rigor facial se estirará y sonreirás, como si entre el mundo y tú no hubiera pasado nada. Como si vuestro desacuerdo no fuera absoluto, como si -ambos- no tuvierais que mantener la calma.

9 comments
  1. pedro ojeda escudero says: septiembre 16, 200812:30 pm

    Es muy duro. Hasta que el cuerpo reconoce los gestos habituales de todos los años.

  2. Mafaldia says: septiembre 16, 20084:38 pm

    Desagradecido… estás vivo. 🙂

  3. Francisco O. Campill says: septiembre 16, 20089:00 pm

    El inicio de tu post me ha recordado uno de mis versos preferidos:

    … y tiritan, azules, los astros, a lo lejos

    Lo digo como un elogio, porque el post me ha gustado de veras.

    Un abrazo.

  4. manzacosas says: septiembre 16, 20089:09 pm

    Me gusta, me gusta… Un saludo. Manzacosas

  5. Silvia says: septiembre 16, 200811:31 pm

    Siempre hay algo que enseñar y muchas cosas que aprender. Hay que dejarse llevar por la ilusión y, cuando no podamos, romper la calma… Arriba el ánimo!!!!!!!!!!!!!!

  6. Bipolar says: septiembre 17, 20083:15 am

    Raúl… estos des-enlaces me fascinan

  7. KOKYCID says: septiembre 17, 20083:17 pm

    Es el levantarse de muchos dias fielmente descrito. Me he reconocido a la perfección. Pero no creo que no tengas nadaque enseñar a tus alumnos. Todos absolutamente, tenemos algo que enseñar queramos o no cargar con esa responsabilidad

  8. Mercedes Pallar&eacu says: septiembre 18, 200812:14 pm

    Pienso lo mismo que KOKYCID. Siempre tendrás algo que enseñar a tus afortunados alumnos, aunque te entiendo eso de levantarse un dia más y enfrentarte a tu auditorio. A veces me siento igual cuando tengo que hacerlo delante de mis turistas aunque lo mio es mucho más fácil porque es bastante repetitivo, en diferentes idiomas eso sí, pero repetitivo al fin y al cabo. Besotes, M.

  9. Ana Santos says: septiembre 23, 20089:37 pm

    te pondrás la máscara, y te costará, pero siempre te sale de lujo, para eso eres un MAESTRO!

Tu comentario

*

A %d blogueros les gusta esto: