— Verba Volant

3 años, 2 meses y 9 días de ‘Verba volant’. Análisis cuantitativo

Captura De Pantalla 2010 10 27 A Las 21 22 28

Como soy un desastre, se me pasó celebrar los tres años de Verba volant. Como cuando miras los kilómetros que llevas recorridos en el coche y esperas ver el mágico 111.111 y te ha pillado en medio de la autovía Burgos-Vallolid, algo debió pasar para que me olvidase completamente de la efeméride. Mañana va a ser otro día de celebración muy diferente, así que hoy me voy a limitar a un análisis cuantitativo y (más o menos) externo.

Verba volant nació un ya lejano 19 de agosto de 2007. Como aparece en la entrada, esto supone el paso de 3 años, 2 meses y 9 días. Es decir, 166 semanas. Es decir, 1.166 días. Es decir, 27.984 horas. Es decir, 1.679.040 minutos. Es decir, 100.742.400 segundos. ¿Sólo números? No. Escribir un blog durante años no supone vivir por y para él todos esos días, pero sí tenerlo presente en la cabeza día tras día (a veces, hora tras hora). Buscar motivos, ideas, imágenes, ángulos, perspectivas. Por lo tanto, creo que no es azaroso decir que, en tres años de blog, uno le ha dado una pequeña parate de su vida.

¿Más datos objetivos? Como todo blog que se precie, los inicios son titubeantes. Verba volant nació para uso y consumo de su autor, sin ninguna pretensión de ir mucho más allá. Entonces, gracias a una magnífica iniciativa académica de mi compañero (y amigo) Pedro Ojeda, la Universidad de Burgos albergó unas interesantísimas jornadas en las que tuve la oportunidad de conocer la Burgosfera y alguno de sus más eximios representantes. Un efecto de contagio y una empatía con algunos de esos blogueros me llevó a subirme al carro. Fui muy bien acogido y, además, excelentemente asesorado, y gracias a la marca del Sr. K, Blogófago (¿qué hubiese hecho si el decano de los bloggers burgaleses no hubiese tenido la santa paciencia de enseñarme los vericuetos técnicos del asunto?), La acequia, Caminando en el desierto (y otros muchos, que conste). La Burgosfera, por lo tanto, dio un empuje y una difusión al blog. Los números de las visitas aumentaban, pero de momento, era un blog más o menos local.

Nunca pensé que fuese a durar tanto. Lo digo sinceramente. Soy vago e inconstante por naturaleza, pero también es cierto que soy duro de pelar cuando me pongo en serio a hacer algo. Creía que el blog no iba a ser esa «cosa» suficientemente seria, pero los datos parecen avalar lo contrario.

Luego llegaron las estadísticas: de no queres trascendencia, a la inevitable curiosidad por cuánta gente habría al otro lado. Algunas de los lectores respiran a través de los comentarios (y en este blog han respirado bien Bipolar, Merche Pallarés, Kokycid, Judit, Gelu, Pedro, el añorado Manzacosas, Mafaldia y otros muchos). Pero otros muchos esperan agazapados al otro lado de la pantalla y no queda otro remedio que los analizadores estadísticos. Éstos me dicen que el blog ha crecido exponencialmente (sin que vea yo la causa de tanto éxito, lo digo sinceramente). También me dicen que Verba volant nació siendo un blog en Burgos (aunque no «de/sobre Burgos). Los puntitos del mapa me indicaban que casi todo el tráfico se generaba en mi ciudad. Poco a poco, a lo largo del segundo año, cada vez se extendían más por España (y, tímidamente, por el extranjero). Ahora mismo, es un blog un poquito menos provincianos. Aunque mantiene aproximadamente la mitad de las visitas desde España, la otra mitad se desperdiga por México, Argentina y Chile (con una presencia relativamente importante) y, dentro de los países de habla no primordialmente España, se encuentra Estados Unidos. Dentro de España, las visitas desde Burgos son las más numerosas, pero ha crecido mucho en Madrid y Barcelona (mi querida Merche seguro que tiene algo que ver). Luego están Sevilla, Valencia, Zaragoza, Bilbao, Murcia, Málaga y Vigo.

¿Lo bonito de todo lo referido a los países, regiones y localidades? Que me consta que en algunos sitios se entra en Verba volant porque me conocen (normalmente para bien). Pero me agrada mucho también la llegada al blog por vía de los buscadores, encuentros azarosos que, a veces, perduran. Incluso me agrada que alguien llegue y se plante a leer un minutito una entrada para no volver jamás. Además de la lógica llegada de los visitantes diarios a través de las suscripciones RSS o por correo electrónico, a la que se suman también Twitter, Facebook y Tuenti, la búsqueda de algunos términos en la web hace que se llegue, por ejemplo, a través de la fiesta de pijamas, del peso de la lana, de las frases de El secreto de sus ojos, de los besos torcidos o de la noche en que descubrí el miedo. Dentro de las categorías, se llega a Verba volant muy frecuentemente a través de la soledad (¡qué bonito que la expresión de la soledad haga que nos encontremos juntos a través de ella!).

¿Más cosas curiosas? Refiriéndome tan sólo a las visitas de estos dos últimos días, el que alguien teclease pijama, libro, beso, «cómo llenar una postal», retruécano, papelitos o politesse condujo a alguien a mi blog. Y son, no me lo neguéis, palabras bonitas.

Podría aburriros con más cosas, pero la entrada se está haciendo larga. Tengo que dar las gracias a tantas personas que sólo me caben en el corazón. Pero lo de hoy ha sido un análisis cuantitativo, pero la próxima entrada será la número 700, así que os emplazo a mañana (o pasado) para que, si queréis, os unáis a la fiesta. Me gustaría liarda parda. Las palabras llevan volando muchos días, amigos.

Y lo que queda.

9 comments
  1. Judit Esteban says: octubre 28, 201012:05 am

    No me extraña nada que esto haya crecido. Los grandes proyectos suelen empezar como algo a lo que no le das demasiada importancia y suelen ir creciendo con el paso del tiempo. Pero para ello hace falta el aliento de los días y las noches, la tenacidad y una falta de prejuicios que a muchos ha terminado por vencernos. Algo que he descubierto es que los blogs, al igual que las series de televisión (y que otras muchas cosas en la vida) son el inicio y el final de la existencia. Los blogs son mucho más que una serie de frases más o menos mecánicas y más o menos pensadas. Los blogs se empiezan para ser acabados, pero sobre todo para ser recomenzados, porque antes o después se funden con la previsibilidad de los días. Me gustan en la medida en que nos obligan (a los que los tenemos o hemos tenido) a sacar una parcela de realidad a relucir y a sacar una opinión o un pensamiento a la superficie (a una superficie que no es la superficie).

    ¿Cuántas veces, querido Raúl, hemos escrito desde lo ilógico e irreal y todo esto se ha terminado fundiendo, muy lentamente, con la realidad más pura?

    El caso es que (supongo que como muchos) hoy te escribo para darte las gracias por seguir con él, porque leo atentamente cada palabra, cada inflexión de un texto que no es oral y, sobre todo, porque algunas palabras cambian el curso de los (mis) días y el flujo y reflujo de mis pensamientos.

    Un (casto) abrazo.

  2. pedro ojeda escudero says: octubre 28, 20101:25 am

    Toda una lección de escritura y mirada la de este espacio, querido Raúl. Gran parte del viaje lo hemos hecho juntos. Pienso que aun queda gasolina en el depósito para un buen rato.

  3. KOKYCID says: octubre 28, 20101:51 pm

    Me temo Raúl que Verbavolant ya no es sólo cosa tuya. Es ahora un espacio público, donde como tú dices, respiramos bastantes.

    La has jodido: ahora te debes a tu público (cómo las viejas cupletistas).

    Para mí es un blog muy personal, a veces ecléctico, a veces visceral, pero siempre muy sincero y para mi ahí radica uno de sus grandes valores. Un abrazo y nos dejas ya expectantes ante la entrada 700.

  4. Víctor J. says: octubre 28, 20105:25 pm

    Creo que algunos de los que "esperamos agazapados" tenemos el deber de felicitarte por todo lo que aprendemos y descubrimos con tu blog, y por todo lo que nos enseñaste en su día.

    Saludos!

    P.D: Este año tendrás también visitas desde Irlanda.

  5. Merche Pallarés says: octubre 28, 20104:50 pm

    Ay, ¡mi Raúlito! Muchísimas felicidades por tu tercer cumpleblog y aunque tengas tantos seguidores mundiales que no comentan (¿cómo averiguo yo eso con el mío?) , no me gustaría que desaparecieras ¡nunca! Eres un gran escritor/raconteur que a veces nos iluminas, nos instruyes y nos cabreas. ¿Tu crees que yo he sido el artífice de que te siga tanta gente de Barcelona???? Pues, no sé… Besotes, M.

  6. labea says: octubre 28, 20105:53 pm

    Me lo paso teta buscando al autor en cada entrada: ¿Será literatura? ¿Será real? ¿Se lo habrá contado el vecino? ¿Habrá surgido la idea al ver por la calle…?

    Voy metiendo el albariño en la nevera para la celebración. Pasando del chacolí…

  7. Francisco O. Campill says: octubre 28, 20108:41 pm

    Está claro que cada uno celebra los aniversarios cuando le da la gana 😉

    un abrazo y mucho ánimo.

  8. Raúl says: octubre 30, 20108:11 pm

    Muchas gracias a todos, a los visibles y a los agazapados (para ser fieles al blog no hace falta estar latentes).

    Respondiendo a todos en conjunto, os diré que estoy más que contento.

    Labea: no sabes lo divertido que es incluso para mí saber quién es el auténtico narrador en este blog. De alguna manera, son todos los que apuntas… y alguno más. Y tengo un comentario pendiente en tu blog que no he podido realizar (aunque sí ponerle unas cuantas estrellitas). Cosas curiosas las de la familia (y verídicas, como la vida misma).

  9. pedro ojeda escudero says: diciembre 21, 20101:18 am

    100.742.400 segundos. Qué maravilla, Raúl. Y lo que nos queda. Felicidades.

Tu comentario

*