— Verba Volant

Para lo único que sirves

Captura De Pantalla 2010 12 09 A Las 17 43 15

En la entrada de ayer citábamos extensamente fragmentos del discurso de Mario Vargas Llosa en la recepción del Premio Nobel de Literatura 2010. No obstante, reconozco que lo que más me emocionó fueron las palabras dedicadas a su mujer, sobre todo cuando dijo: “y es tan generosa que, hasta cuando cree que me riñe, me hace el mejor de los elogios: ‘Mario, para lo único que tú sirves es para escribir«.

Me gusta percibir que uno es bueno en la mejor de sus imperfecciones, porque es lo mismo que admitir que la mejor de las perfecciones radica en las carencias que tenemos en todo lo demás. En un mundo que tiende a idealizar a los genios para asimilarlos al ideal de la perfección, es bueno que nos recuerden que a lo excelso se llega porque no se tiene que llegar a otra cosa más. Que el ser humano es incompleto y, por eso, por incompleto y por humano, necesita de las sucesivas perfecciones e imperfecciones para los demás. Aristóteles, como siempre, tenía razón: el hombre, si no es «político» (en el sentido griego del término, de ser nacido e imbricado en la polis) es, por defecto, un bruto y, por exceso, un Dios. Enhorabuena a Mario Vargas Llosa, entre otras cosas, por ser humano en grado extremo.

(Imagen de Rocío Montoya para el Colectivo Movimente.)

2 comments
  1. Gelu says: diciembre 10, 20104:56 am

    Buenas noches, profesor Urbina:

    Esas palabras tan bonitas y literarias de su discurso, emocionan a cualquiera, porque están dichas como una alabanza. Resulta hasta lleno de poesía cuando ese alguien es Premio Nobel.

    Pero, supongamos, que fuese un escritor sin suerte, y apasionado por escribir. Y decir las mismas palabras,

    ¿no sería un problema? ¿Se tienen en cuenta los dones de las personas cuando no se traducen los resultados en fama, reconocimiento o dinero?. Sólo se le permitiría si ya gozase previamente de una situación económica privilegiada.

    Saludos.

  2. Raúl says: diciembre 11, 20101:15 pm

    Tienes toda la razón, Gelu: este reproche es un halago porque se ha triunfado. ¡Cuántos artistas habrán escuchado estas palabras en los momentos de fracaso!

Tu comentario

*