— Verba Volant

Los mariachis que no cantaron – Diario de un turista 2014

El turista ha podido disfrutar de ese otro viaje, el horizontal. El turista tiene una extraña teoría, que a él le gusta denominar la teoría de las calles paralelas. Según esta teoría, que es siempre personal, pero casi siempre transferible, basta con salirse de una calle principal en una gran ciudad y coger la paralela para calibrar las auténticas dimensiones, evoluciones y secretos de una urbe. Y, así, el turista ha callejeado para enamorarse de esa ciudad interior, deteriorada pero rebosante, emergente y decadente. Su destino último es una plaza famosa por reunir a mariachis a los que se les contrata por horas para cantar en algún acontecimiento. El turista, de forma inevitable, se ha acordado de su padre, al que le gustaba felicitar por teléfono a sus amigos con «Las mañanitas». Y ha estado a punto de acercarse a uno de esos grupos, contarles la historia y pedirles que cantasen solamente esa canción. Para ofrecer a su padre una canción de felicitación por todos los años que vivió, por todos los años que la enfermedad le dejó seguir adelante, por todas las cosas que el turista recuerda de forma permanente: su cariño, su ingenio desbordante, su sentido del humor. Sin embargo, no sabe por qué razón. El turista no se atrevió a formular su petición. Escuchó unas rancheras y se marchó de allí con la esperanza de que «Las mañanitas» suenen y sueñen en alguna otra parte.

1 comment
  1. penelope.gelu says: mayo 29, 201410:44 pm

    Buenas noches, Raúl Urbina:

    Lo importante es que el turista, en ese día, se acordó con cariño de su padre.
    Aunque sea con un mes de retraso, quiero felicitarte también a ti.
    Te enlazo Las mañanitas
    , con mariachis, y desde Esparreguera.
    En este pueblo se representa cada año La Pasión. Dediqué una entrada a la película ‘El Judas’, de Ignacio F. Iquino que se filmó aquí.

    Saludos.

Tu comentario

*