— Verba Volant

Con suspense

Petanca2

– Todo nuestro trabajo consiste en evitar la palabra que nos liberaría de tantas obligaciones.

– ¿Y qué palabra es ésa?

– Etcétera.

(Fragmento de El enigma de París, de Pablo de Santis)

Siempre que se habla de palabras se está hablando de maneras de concebir y comprender el mundo. Decir etcétera presupone una anticipación del universo como un advenimiento de lo sabido, cerrado en un paquete cuyo contenido conocemos (la palabra etcétera procede del latín et caetera, que viene a significar “y todo lo demás”). Es la manera de dar por abreviado nuestro destino, dibujado ya entre las estrellas, Si de reflejar sentidos vitales se trata, a mí me son mucho más simpáticos los puntos suspensivos, signos tan polígamos y libertinos como para dejar abiertas las enumeraciones al ordenado caos de lo incognoscible desde la duda, la insapiencia o la pereza de un comunicante que deja al oyente libertad para construir un final abierto, distinto e inesperado. Decir etcétera convertiría tristemente nuestra vida en resignación -a no ser que rompamos su lógica con etcéteras infinitos-. Pero esos puntos aliados en el número mágico de la perfección nos recuerdan que el porvenir se llama así porque no llega nunca. Y cuando llega, es para echarse a temblar: es la única verdad que encierra ese etcétera que cercena nuestro futuro.

5 comments
  1. mafaldia says: junio 10, 200810:50 am

    me encantan los puntos … los utilizo mucho, muchísimo…

    hay palabros que los tengo más manía. ej: "politicamente correcto","evidentemente", me parecen unas coletillas agotadoras.

  2. Bipolar says: junio 10, 20081:02 pm

    Me quedo con los puntos suspensivos…. dicen tanto con tan poca tinta… sublimes

  3. blogochentaburgos says: junio 10, 20083:21 pm

    Buenoooooo, modestaaaaaa, modestaaaaaaa. No eras tan maloooo… un buen complemento a la técnica depurada de David, y a las anárquicas jugadas de Quique Braun. 😉

  4. manzacosas says: junio 10, 20087:13 pm

    Sí, señor. Como sigáis así acabaré acordándome del latín. Cetus, ceteris… Por cierto que cuando me impactó El Nombre de la Rosa todavía me acordaba de mi latín de bachillerato, y entendía las sutilezas e ironías de Umberto Eco. Pero ¿cuánta gente sabe latín hoy en día? Cetus, ceteris… Manza

  5. Mercedes Pallar&eacu says: junio 13, 20089:40 pm

    Muy poca, Manza. Sabemos latinajos pero latín, latín…poco (hablo por mi, por supuesto, porque habrá eruditos ahí fuera que sí lo saben que, dicho sea de paso, admiro, respeto y etcétera…). Besotes, M.

Tu comentario

*