— Verba Volant

La casa sin barrer

Jorge Miente

Tengo hoy un problema. Tras unos cuantos días de falta de aseo doméstico, me he dado cuenta de que mi casa está sin barrer. Una mirada errática me ha conducido hasta el rincón donde se funden cables y enchufes en una mezcolanza que presagia un cortocircuito. La vista era desoladora.
Triste -muy triste- he ido a la cocina para beber un vaso de agua: no había ningún vaso limpio y la pila desbordaba platos con residuos no muy apetitosos y cubiertos con un porcentaje de grasa mayor al de lo higiénicamente normal. Al salir, he visto tres bolsas de desperdicios esperando al cívico reciclaje. Mi problema se ha convertido en preocupación cuando una expresión se ha puesto a revolotear por mi cabecita: síndrome de Diógenes. Algo conocía yo, pero la sabia enciclopedia habla de aislamiento social, reclusión en el hogar y desatención por la higiene, síntomas parciales pero no alejados de alguna de mis realidades. Solo (muy solo) e inquieto (muy inquieto), me acordé de que «muerto el perro, muerta la rabia». Saqué de una recóndita balda de la despensa el aspirador y, manguera en ristre, limpié todo mi hogar (ahora no sé si más dulce). Platos fregados y basura en el contenedor completaban el signo del cambio. Ahora sólo me resta limpiar por dentro. Quizá algún día empiece.

(La fotografía es de Jorge Miente, pero el rincón de cables y enchufes se siente plenamente identificado)

0 comments
Tu comentario

*