— Verba Volant

Subir dos, bajar cinco

Mi vida es una puñetera escalera de esas que tienen los edificios antiguos en Nueva York: para que tú puedas subir, la escalera baja. Subes una, bajas dos; subes tres, bajas cinco; subes diez, bajas diecisiete. Las diferencias no son proporcionales, sino desmesuradas. En cualquier caso, mi vida lleva un cómputo que acaba siempre en números negativos, lo que quiere decir que, por mucho que lo intente, jamás llegaré al cielo.

(Imagen de Jose Quiroz Lozano.)

6 comments
  1. pedro ojeda escudero says: febrero 13, 201112:04 pm

    El cielo, querido Raúl, es un rellano muy aburrido.

  2. Raúl says: febrero 13, 201112:57 pm

    Y otra cosa: esas puñeteras escalares de Nueva York nacieron para ser bajadas: solo las suben los delincuentes y aquellos que se dejaron las llaves dentro de casa.

    Es cierto, Pedro: el rellano del cielo puede esperar: quedémonos en las fiestas que organizan los del quinto.

  3. miguel says: febrero 13, 20111:55 pm

    Uno habla de escaleras. El otro del rellano y otras del CIELO

  4. Gelu says: febrero 14, 20113:05 pm

    Buenos días, Raúl Urbina:

    Las escaleras en las grandes ciudades, mejor tomárselas con música.

    Escaleras musicales

    ‘Aunque’ –antes- mejor conocer la teoría, para poder subirlas y bajarlas.

    Más sobre escaleras- Julio Cortázar

    Saludos.

  5. KOKYCID says: febrero 14, 20117:07 pm

    ¿Y quién quiere subir? Dejate llevar, no pelees contra la corriente. Eso si: ojito con las mecánicas que engullen los zapatos a la llegada.

  6. Merche Pallarés says: febrero 16, 20114:37 pm

    Y, ¿quién dice que el cielo esté en lo alto? Al igual que PEDRO creo que es un rellano muy aburrido. Prefiero el purgatorio… (un caos muy divertido segun Esquivias…). Besotes, M.

Tu comentario

*