— Verba Volant

Archive
Tag "Canciones prosificadas"

Me dijeron que la concepción cristiana legitimó el concepto de seres humanos con principio y final. Y que el final lo determinaba todo, desde el principio hasta todo lo vivido, que no era sino intermedio. Y le dijeron que la concepción cíclica era natural y naturalista. Pero a mí siempre me han cabido todas las dudas y, mezclando y destilando,  siempre acabo dudando si, al final, la vida —mi vida— no es sino una espiral que se empieza a terminar cuando acaba de empezar.

Aunque me cueste, confieso que, con el tiempo, he renunciado a renunciar. Que no me resigno a que me queden inquietudes y dudas. Y no me conformo con decirle que no al placer. Que no me resigno a pensar como todo el mundo. Y que no me conformo con decirle adiós a la noche, a sus desarrollos y consecuencias.

En mis sueños, que son pesadillas, sueño que estoy acabado y confundido. Y siento que, al final, me he convertido en lo que no he querido. Es duro de aceptar, pero no me pienso resignar.

Y, aunque siempre acabo dudando si, al final, la vida —mi vida— no es sino una espiral que se empieza a terminar cuando acaba de empezar, confieso que he renunciado a renunciar. No me resigno a pensar como todo el mundo. No me conformo con decirle que no al placer. Y que no me conformo con decirle adiós a la noche. Por eso espero a la madrugada, vigilante, con los ojos abiertos.

(Canción prosificada y modificada a voluntad de “¿Por qué a mí me cuesta tanto?”, de Fangoria y Asier Etxeandía, con imagen de Distant Reality).

Read More

 

Decidme: ¿qué se siente al ser tan joven? Me gustaría saber lo que se siente cuando no se ve el final, lo que se siente cuando se vuela sobre el mar. Decidme qué se siente cuando te sientes eterno. Me gustaría saber lo que se siente en pleno caos emocional, cuando el tiempo sobra y brota por los resquicios. Decidme: ¿qué se siente en el vacío celestial?

Por más que lo intento, no consigo recordar lo que se siente al ser tan joven, pero tiene que ser maravilloso. Lo olvidé entre proyectos de sublevación, lo olvidé entre lamentables achaques de sinceridad, lo olvidé programando la huida cuando me sumergí en el delirio de la seguridad. Ahora, muero sin atreverme a alzar la voz. De alguna manera, esta tranquilidad sin dolor es algo parecido al final. Y eso que hoy, por un momento, pensé que podía volver a suceder. Soñé que tenía todavía una oportunidad para subir y subir y subir sin mirar atrás.

(Canción prosificada y modificada a voluntad de “¿Qué se siente al ser tan joven?”, de La casa azul, con imagen de Chat des Balkans)

Read More

Subway

Estás ahí, mirando hacia atrás. Y el tiempo pasa a toda velocidad por tu ventana. Intentas ralentizarlo. Mojarlo como las galletas en la leche, siempre de dos en dos, para que empapen y aguanten juntas todas las vicisitudes. El tiempo, sin embargo, va demasiado rápido.

¿Te acuerdas cuando nos dijeron que lo nuestro había surgido demasiado rápido y que, inevitablemente, sería efímero? Miro ahora por la ventana para ver esa cara y esa sonrisa. Intento congelar esa imagen para que no se contagie con la tristeza que te angustia desde hace días (quizás semanas, quizás más tiempo aún). Miras el tiempo pasar a toda velocidad por tu ventana e intentas atraparlo. Porque todo pasa demasiado rápido. Y, si te detienes a pensarlo, se desgaja. Y no quieres perder ni un segundo de un tiempo que se consume a toda velocidad. Por eso, merece detenerse, mojar las galletas en leche. Como siempre, de dos en dos. Para que empapen y aguanten juntas todas las vicisitudes.

(Canción prosificada, traducida, modificada a voluntad y añadiendo lo que me viene en gana de “Fast” de Luke, con imagen de Hernán Piñera).

 

Read More

Cuéntamelo todo, by Apetitu

El día de ayer se ha ido para siempre e intento recordar cómo puedo oír tu voz. Veo cómo se mueven tus labios, pero soy incapaz de escuchar nada. El día de ayer se ha ido, pero una melodía ronda por mi cabeza y la respiración se acompasa al ritmo de cada uno de sus versos. Si, ahora parece que te oigo: cántame en voz baja hasta que pueda cerrar los ojos y llenarme de paz. Ahora que el tiempo no puede borrar nuestros recuerdos, acuérdate de mí para que escuche tus susurros en mis sueños. Mi recuerdo contigo será, así, una canción de cuna. Por eso, cántame en voz baja hasta que me duerma.

(Canción prosificada, traducida y modificada a voluntad de “Sing Me to Sleep” de Alan Walker, con imagen de Apetitu).

 

Read More

Follow your dramas (cancelled), by Banksy

Hace tanto que no escribía en el blog que casi me olvido. Mientras tanto, solo espero la auténtica noche para sustituir definitivamente el negro por el brillo de las estrellas. Porque, definitivamente, podemos ser  los reyes de la noche.

(Tras pensarlo un poco, creo que esto no es una canción prosificada de la canción de los Italobrothers. Con una obra de Banksy fotografiada por Chris Devers).

 

Read More

"The Moon", by Rebekah

Voy a perder el miedo a perder. Y, poco a poco, voy a aprender a ser la persona en la que me quiero convertir. Voy a tener la razón o, al menos, voy a defender mi derecho a tener una de sus partes. Voy a durar de todo lo que sé, voy a empezar de cero sin fijar ningún final. Voy a subir sin parar y voy a volver a caer. Puede, incluso, que me levante otra vez. Voy a hacerlo todo mal o hacerlo todo bien, pero no voy a continuar, no voy a seguir tal y como estoy. Voy a empezar a perder el miedo a perder. Para no olvidar que existe un hoy y un mañana, voy a matar el tiempo con balas delicadas de fusil. Aunque ya no crea en nada trascendente, voy a ganar el cielo para no tener que soportar la inercia que me hace girar constantemente alrededor del sol. Por eso, voy a cuestionar la gravedad si su ley no me acerca a ti. Mírame volver, mírame soñar. Mírame tocar el fuego con los dedos. Mírame perder el miedo.

(Canción prosificada y modificada a voluntad de “Voy a perder el miedo”, de Fangoria, con imagen de Rebekah)

 

 

 

 

 

Read More

 

"No escape", by Jon Dickson

Se murió Miguel de la Quadra Salcedo y, en un reportaje de RTVE, el gran reportero acababa con una palabra que definía perfectamente su espíritu. La palabra era giróvago. La búsqueda en Google nos da una definición derivada y extensiva, cercana a la noción de vagabundo: “Que va de un lugar a otro sin una finalidad ni un destino determinado” o persona “que no tiene casa ni trabajo y va de un lugar a otro”. Pero también –y de de forma original– giróvago, dicho de un monje, era aquel que, “por no sujetarse a la vida regular de los anacoretas y cenobitas, vetada de uno en otro monasterio”, tal y como nos recuerda el DLE.

Como las casualidades a veces son casualidades, estos días, sin saber muy bien, he rescatado en muchas ocasiones la canción “Here I Go Again”, de Whitesnake. Ni me acordaba que, hace cuatro años, prosificaba la canción en una entrada titulada “Caminando por el único sendero que conozco”. No soy Miguel de la Quadra, claro. Mis visitas al mundo por su exterior han sido mucho más controladas y escuetas, mucho menos audaces, propias de un turista con los ojos abiertos solamente. Pero me siento muy identificado con esa noción en mi visita interior por este mundo tan inaprensible. Y releo hoy lo que escribí en 2012 y veo que me sigue siendo difícil respetar la vida regular, que hay algo en mí, bajo una pátina de aparente conformismo, que siempre me empuja a la escapatoria. Decía: “solo pido tener fuerzas para continuar, para seguir caminando”. Ese camino se refería a uno real y físico, pero también al camino de los sueños. La tozudez me ha hecho apartarme de muchos caminos. Escribía que caminaré hasta que me queden fuerzas. Y ahora releo, pienso y escucho otra canción, “Hero”, de Family of the Year. Y me sigo viendo sin querer formar parte del desfile, de poder seguir susurrando secretos. Sin ser un héroe, siendo solo una persona cualquiera.

Imagen de Jon Dickson. Esta entrada no es, en sentido estricto, una canción prosificada, aunque también pueda serlo en cierto modo.

 

Read More

Everyone wants to be happy

Antes de que te des cuenta, puedes acabar con demasiado frío en el corazón. Por eso, digan lo que te digan, continúa. No importa que crean que estás loco: nadie salvo tú sabe la verdad. Es difícil escuchar las grandes palabras cuando, a tu alrededor, todos hablan tan alto, pero la meta es evitar la caída y, para ello, la mejor medicina es la fiebre que acompaña a tu abrazo. Todo se escurre entre nuestros dedos, menos la lluvia de cicatrices sin dolor.

(Canción prosificada, traducida y modificada a voluntad de “Bleeding Love” de Leona Lewis, con imagen de Nick Kenrick)

 

 

 

Read More

Un homme et une femme

Te quedas ahí, sentado y con el corazón cansado. Y esperas que alguna mujer te salve de tus costumbres anquilosadas por las manías, por el paso del tiempo. Cuando llega, es exactamente como la imaginaste hace años, cuando eras joven. Con ella, te sientes capaz de cualquier cosa, de proezas que jamás creíste a tu alcance. Y estás convenido de que, ahora, lo puedes conseguir. El huracán quedó atrás y ahora vas con ella en un coche. Hacia la línea del horizonte.

(Versión prosificada y muy adaptada de “When you were young” de The Killers. Imagen de Henrion Alain)

Read More

After, de Ed Schipul

Anoche soñé que me estaba ahogando en el río. En el sueño, no tenía nada más que mi propia piel y sentía que iba a la deriva, en esa extraño cóctel de aguas agitadas con viento fuerte y huracanado. Soñé que me escurría desde tus manos abiertas hasta el río y vi que tu rostro miraba hacia atrás para contemplar mi pasado y mi futuro. Luego, veo que tomas los trozos de tus sueños para componer la historia tal y como te gusta. Los cortas en pedazos, los extiendes por el suelo y, llena de esperanza, los organizas, los unes de nuevo. En el sueño, veía que nuestro amor es algo parecido a un coche patinando sobre el hielo.

Soñé que estaba mirando bailar a los jóvenes amantes y alargué la mano para tocar tu mano hasta que me di cuenta de que contemplaba la escena desde la distancia.  Y, entonces, llegué al presente, ya despierto aunque mojado por el sueño en el que caía, luchando por flotar. Me di cuenta de que todo lo que quiero hacer es bailar. Estoy parado junto a ti esperando ese momento en el que tu cuerpo quiera bailar al ritmo de la música. De todos los seres humanos que habitan la tierra, ninguno se puede comparar a ti. Por eso, te pido que no huyas. Solamente te pido que me des un poco más. Te pido, solamente, que quieras bailar sobre la vida, esa danza frenética. Sin ella, nada tiene sentido.

(Canción prosificada, traducida y modificada a voluntad en una extraña combinación y mezcla de “The Lovers are Losing” de Keane y “All the Lovers”, de Kylie Minogue, con imagen de Ed Schipul)

Read More